Ciudades

Selecciona tu emisora

Ser mujer en Dubai

Fátima atiende a los clientes en su moderno cubículo y sin una gota de maquillaje.

"Soy Fátima, llevo 10 años trabajando aquí. Aquí todo es muy bueno y está bien. Todo lo que vemos es nuevo, nuevas cosas suceden a diario, nuevos edificios y bares, lo único malo es que el clima es mu. Foto: La Wcon Julio Sánchez Cristo

Lleva lentes de marco grueso y una túnica, o 'abaya' negra, que no deja ver la forma de su cuerpo y que le da hasta los tobillos. Aquella pañoleta negra, o 'sheila', también le esconde el cuello y todo el cabello. 

"Soy Fátima, llevo 10 años trabajando aquí. Aquí todo es muy bueno y está bien. Todo lo que vemos es nuevo, nuevas cosas suceden a diario, nuevos edificios y bares, lo único malo es que el clima es muy caliente", expresó con risas.

Me causó curiosidad saber por qué muchos de sus compañeros tienen el privilegio de ir a trabajar con la ropa que les place. Ella no. Es oriunda de Dubai, paradójicamente el emirato más moderno y futurista, de los siete Emiratos Árabes Unidos. 

"La sheila nos cubre la cabeza y la Abaya nos cubre el cuerpo (...) en la casa no nos vestimos así, así te debes vestir sólo cuando sales. O bueno, también debemos llevar el vestido cuando hombres llegan a tu casa o cuando tienes invitados", dijo..

Fátima afirma que para ella esa diferencia en su vida es normal, entre los asuntos que accedió a contar, pues según ella "no hay mucha diferencia entre hombres y mujeres, especialmente en Dubai".

Su compañera Dalia es enfática en reconocer que elegir qué llevar es un privilegio que sólo tienen los hombres. "Los hombres tienen más libertad que las mujeres porque son hombres. Ellos pueden ir a cualquier lugar con cualquier tipo de ropa, la tradicional o la normal. Las mujeres no pueden ir con vestimentas diferentes porque tenemos que andar totalmente cubiertas", afirmó.

En las mezquitas, o los lugares sagrados en los que se le rinde culto al Islám, se hace a diario el llamado a la oración. En Dubai, las mujeres evitan pisar dichos recintos, porque, según Fátima, se les ha inculcado que deben hacerlo desde casa.

"Esos lugares sólo son para que vayan a rezar los hombres, pero para las mujeres, ellas prefieren rezar en la casa. Algunas van pero prefieren orar en casa (...) es muy difícil ir a rezar con los niños, y todo eso, te tienes que cubrir, preferimos hacerlo desde casa", agregó.

Entre las pocas diferencias que ella reconoce que existen entre ambos sexos, está la que le tocará a sus hijos. Estudiar por separado. Eso sí, el común denominador en Dubai, es que la gran mayoría de sus estudiantes son instruidos en inglés.

"Hay escuelas separadas para mujeres y hombres. Esa es nuestra tradición por el Islam, pero está bien. Se da en las escuelas locales únicamente, pero las escuelas privadas y las universidades son mixtas. Algunas universidades son sólo para mujeres", puntualizó Fátima.

Las mujeres musulmanas no dan rienda suelta a su amor en público, aunque en Dubai se les permita tener novio. Eso sí, sin besos, o agarradas de mano en la calle. "No está permitido por nuestra religión y en nuestra tradición no está permitido ir por la calle con alguien de la mano, incluso si es tu novio. Los turistas deberían respetar nuestras tradiciones", dijo.

Quise indagar más sobre la vida familiar de Fátima, pero lastimosamente el poco tiempo y los compromisos mutuos no lo permitieron. En las calles, poco se veía a mujeres como Dalia o ella. Me atrevo a decir, a juzgar por una 'selfie' que al final nos tomamos, que les genera curiosidad encontrar que otras mujeres decidan lucir diferentes, libremente. Algunos hombres locales malinterpretan esa diferencia, como aquel que me siguió varios metros mientras caminaba en 'jeans' y a quien finalmente le entendí que consultanba cuál era mi precio. 

Las turistas en Dubai, al igual que los hombres locales, pueden lucir como les venga en gana. ¿Será que las costumbres frente a la mujer cambiarán como ha cambiado esa ciudad a la que cada día le aparece un nuevo rascacielos? 

Los editores de los blogs son los únicos responsables por las opiniones, contenidos, y en general por todas las entradas de información que deposite en el mismo. La W Radio no se hará responsable de ninguna acción legal producto de un mal uso de los espacios ofrecidos.

Escrito por
Actualmente trabajo como periodista para La W Radio. He colaborado con la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y trabajé como editora política para el noticiero del Canal Cartagena.
Sobre el Blog SinVergüenza reflexiona sin tapujos sobre temas de actualidad nacional y regional, sobre todo de la ciudad que me formó como periodista: Cartagena.

@WRadioColombia en Twitter

ARCHIVO

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?