Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Se enredará aún más la elección del nuevo presidente de la Corte Suprema

Habrá un magistrado menos en la Sala de Casación Penal, pasando a 18 el total de togados dentro de la corporación, que tendrán que lograr una votación de 16.

A pesar de que se buscará por séptima vez elegir presidente de la Corte Suprema de Justicia, se suma otro inconveniente por la salida de cinco magistrados del alto tribunal. Foto: Colprensa

Se agudiza la situación en el pleno de la Corte Suprema de Justicia, que no llega a un acuerdo para elegir al próximo presidente de dicho tribunal. Según estableció La W, a pesar de que el próximo 21 de marzo buscará por séptima vez elegir presidente, esta vez se sumará otro inconveniente debido a la salida de cinco magistrados del alto tribunal.

A partir de la próxima semana, la Sala Penal contará con seis de nueve magistrados; la Sala Laboral, cinco de siete y la Sala Civil con siete togados, para un total de 18 votos. De ese total, se necesita un mínimo de 16 para que se elija el nuevo presidente, tal como lo establece el artículo 5 del acuerdo 006 de 2002 sin embargo la votación con 23 que es el total.

(Relacionado: Sexta Sala Plena de la Corte Suprema tampoco lograría la elección de su presidente)

Mientras tanto, sigue el enredo entre la Sala Civil y Laboral, sobre todo porque en la segunda se elige el vicepresidente de la Corte Suprema y aún no tiene candidato fijo, al punto en que existe un pulso en la sala entre los magistrados Gerardo Botero y Jorge Luis Quiroz.

El enredo, según reconocen muchos magistrados consultados por La W, tiene que ver con la designación del próximo Registrador Nacional del Estado Civil y la integración de la terna para Auditor General. Ambos intereses burocráticos se traducen en nombramientos y contratos para familiares de los togados, algo que se han reprochado los magistrados en Sala Plena.

La Sala será dirigida por el magistrado Gerardo Botero, quien fue encargado tras la renuncia del magistrado José Francisco Acuña a la presidencia. Este hecho se dio después de la carta de algunos togados que reclamaron y aseguraron que no reconocían su presidencia, que solo reconocían a un togado elegido.

Pero esta tesis se cae ahora que el magistrado Botero, quien lideró esa carta y ahora está en encargo en la Presidencia de la Corte.