Escuche ahora

Salsa con Estilo

Con Sebastián García y Adriana Bustos


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Senador australiano culpa a los migrantes por ataque a mezquitas en Nueva Zelanda

Por su parte, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, calificó como "repugnantes" los comentarios del senador Fraser Anning.

Senador australiano culpa a los migrantes por ataque a mezquitas en Nueva Zelanda. Foto: Agencia Anadolu

El senador australiano Fraser Anning culpó a la política migratoria de Nueva Zelanda por los ataques terroristas del viernes a dos mezquitas que resultaron en la muerte de al menos 49 personas y dejaron a decenas más heridas.

Calificando el ataque como un  acto de “vigilantismo violento” en vez de decir que era un ataque terrorista, Anning señaló que el ataque “destaca el miedo creciente al interior de la comunidad, tanto en Australia como en Nueva Zelanda, del aumento de la presencia musulmana”.

Degradando el terrorismo de derecha o el aumento del racismo, al calificarlo como un “cliché sin sentido”, el senador independiente agregó que “la causa real para el derramamiento de sangre en las calles de Nueva Zelanda es el programa de migración que le permite a los fanáticos musulmanes llegar a Nueva Zelanda en primer lugar”.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, no perdió tiempo en dar respuesta a los “repugnantes” comentarios de Anning.

Las declaraciones del senador Fraser Anning en las que culpa a los inmigrantes de los ataques terroristas de un terrorista extremista y violento de derecha en Nueva Zelanda son repugnantes”, escribió Morrison en su cuenta de Twitter.

“Estos puntos de vista no tienen cabida en Australia, ni mucho menos en el Parlamento australiano”.

Morrison había confirmado previamente que uno de los cuatro sospechosos que fueron detenidos por los ataques era un ciudadano australiano.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, calificó el tiroteo doble (el peor en la historia de su país), como un ataque terrorista.

Antes de este, el tiroteo más letal de Nueva Zelanda tuvo lugar en la pequeña aldea de Aramoana, en 1990, cuando una persona asesinó a 13 personas, incluidos mujeres y niños. El atacante fue abatido por la policía después del tiroteo.