Escuche ahora

Amanecer W

con Laura Sánchez y Jefferson Mejía


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los testigos del caso Uribe Noguera

El primer testigo en hablar este lunes 11 de febrero fue el miembro de la Policía Gabriel Alejandro Niño, actual comandante del Gaula de Tolima.

El testigo asegura que entrevistó al hermano de Rafael Uribe Noguera, Francisco, en el CAI de la calle 72 con séptima en Bogotá. Foto: Colprensa

En los juzgados de Paloquemao, se adelanta el juicio en contra Catalina y Francisco Uribe Noguera, hermanos de Rafael Uribe Noguera, confeso asesino de la menor Yuliana Samboní el 4 de diciembre de 2016.

El primer testigo en hablar este lunes 11 de febrero fue el miembro de la Policía Gabriel Alejandro Niño, actual comandante del Gaula de Tolima.

Niño estaba a cargo de la búsqueda de la camioneta de Rafael Uribe Noguera el día que raptó a la menor.

El testigo asegura que entrevistó al hermano de Rafael, Francisco Uribe, en el CAI de la calle 72 con séptima en Bogotá, quien le informa que la camioneta es de su propiedad pero que la está manejando su hermano.

Además, relata que Francisco los llevó a la casa donde vivía Rafael, en donde finalmente vieron un cuerpo en el jacuzzi y llamaron a la Sijín.

(Relacionado: Tribunal avala prueba clave en contra de los hermanos Uribe Noguera)

Durante el juicio habló también la Jennifer Johana Angulo, psiquiatra que atendió a Rafael Uribe Noguera, el día de los hechos, en la Clínica Monserrate. 

"Encontramos que tenía taquicardia, encontramos que era un paciente con frecuencia cardiaca elevada y estaba hipertenso (...), de inmediato se llamó a Emermedica para un traslado inmediato. Llegó Emermedica con ambulancia medicalizada y ellos nos dicen que hay que trasladarlo a un hospital (...)", afirmó Angulo. 

Otro de los testigos del caso fue Leonardo Gómez, médico que lo atendió en la Clínica Navarra a donde fue trasladado.

Gómez dijo que Uribe estaba hipertenso por lo que no se le podía dar un tranquilizante.  Informó, además que al principio solo tuvo contacto con Rafael Uribe, luego con su hermana Catalina, más o menos, una media hora después. 

El doctor señaló que hubo trabas al servicio médico, pues el paciente se empezó a negar al procedimiento que correspondía y confirmó que Catalina Uribe, hermana de Rafael, no deseaba que se le hiciera nada en la clínica. 

El médico dijo que el paciente se negó a recibir tratamiento en la clínica y empezó a actuar extraño. 

"Catalina y Rafael cambiaron de actitud ante mis preguntas....Rafael se negó al tratamiento, eso se le dijo a la hermana y ella dijo que se hiciera lo que él dijera." Dijo el médico. 

El especialista en salud agregó que Rafael Uribe Noguera no lo miraba a los ojos y que no quería recibir ninguna clase de tratamiento. 

"Ni la señora Catalina, ni la mamá, ni el papá, podían tener responsabilidad sobre el pacienre porque ese señor tenia sus funciones mentales bien y el tomaba sus propias."