Escuche ahora

El Leit Show

Con Carlos Montoya, Daniela Arias, Eduardo Peña, Esteban Vásquez y Edgar Ibarra


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Cómo afecta el aborto en la salud física y mental de las mujeres?

Danelia Cardona, psiquiatra pro vida y Laura Gil, médica a favor del aborto discutieron sobre los efectos que tiene la interrupción voluntaria del embarazo.

¿Cómo afecta el aborto en la salud física y mental de las mujeres? . Foto:

Danelia Cardona, médico psiquiatra pro vida y Laura Gil, médica a favor del aborto, discutieron en Sigue La W sobre los efectos que tiene la interrupción voluntaria del embarazo.

La médica psiquiatra comentó que “no hay evidencia de que el aborto mejore la salud mental de las mujeres, pero sí las hay de secuelas emocionales, psiquiátricas y psicológicas después del aborto”.

A esto, la ginecóloga Laura Gil respondió que “los estudios son claros en demostrar que el aborto como tal no se relaciona con patologías psiquiátricas a posteriori”, pues “no existen enfermedades psiquiátricas asociadas a esta práctica”, añadiendo a su vez que “la maternidad forzada es un factor de riesgo que puede desarrollar depresión o ansiedad”.

Sin embargo, comentó que los problemas en salud mental pueden relacionarse con “la estigmatización de las mujeres o aquéllas quienes han sido obligadas a abortar”, pero que un punto importante es que “las mujeres que han abortado presentan, a largo plazo, sentimiento de alivio y la ausencia de culpa, porque la decisión la toman con base a sus propias convicciones”.

Danelia Cardona afirmó que en su primer año de especialización en Inglaterra vio cómo una paciente se pegaba contra las paredes luego de abortar: “Era una joven de 18 años que estaba muy agitada. Se quejaba de sufrir de infelicidad desde hace seis meses, la misma fecha en la que abortó obligada por sus padres y de lo que se arrepiente profundamente”. Además, aseguró que ha tenido “pacientes hospitalizados que salían a las canecas de basura para buscar a sus hijos abortados”.

Laura Gil admitió que la decisión no es fácil, por lo que pueden presentarse sentimientos de tristeza o ansiedad, pero “hay mujeres que enfrentan malformación en el feto y muestran alivio o gratitud de haber podido escoger este camino”, añadiendo que “es mucho más frecuente que una mujer presente problemas después de un parto, especialmente si se presenta por una maternidad forzada, que por un aborto”. Por último, comentó que “el aborto forzado debería ser absolutamente inadmisible”.

Cardona concluyó que, si bien el embarazo puede colocar a las mujeres “en un estado de vulneración, hay que establecer qué tanto el aborto es la causa de sus síntomas mentales” ya que la salud mental tiene “causas multifactoriales”, por lo que “uno no debe decir nunca que el aborto es la única causal de un problema de salud mental en una mujer”.