Escuche ahora

Peláez y De Francisco En La W

Con Martín de Francisco y Hernán Peláez.


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Están cremando a personas fallecidas sin COVID-19 sin permiso de familiares?

Ricardo Pareja denuncia que su padre ingresó a una Clínica en Barranquilla, sin síntomas de coronavirus. Cuando falleció fue cremado sin autorización.

Ricardo Pareja denuncia que su padre ingresó a una Clínica en Barranquilla, sin síntomas de coronavirus. Cuando falleció fue cremado sin autorización.. Foto: Getty Images

Ricardo Pareja habló en Sigue La W sobre el caso de cremación de su padre, quien murió por un paro cardíaco según el informe del Hospital de Barranquilla. En esta entrevista, Ricardo explicó que, si bien su padre ingresó por un problema de salud diferente al coronavirus, al final su cuerpo fue cremado sin autorización alguna de la familia.

Cuando su padre ingresó al Hospital, un médico le informó a Ricardo que tenía “sospechas de COVID-19”. En el centro de salud le realizan un primer examen para determinar la veracidad de estas sospechas, cuyo resultado fue negativo. Dos días después, el día que falleció, también se le realiza una prueba por coronavirus y, de nuevo, el resultado fue negativo.

Sin embargo, Ricardo aseguró que, por protocolos de la clínica y de salud pública, este nunca pudo ver el cuerpo de su padre hasta que la funeraria retirase su cuerpo. Cuando acude a la funeraria para arreglar los planes de entierro, le notifican que debe dirigirse a la Clínica porque “iban a acudir a otro procedimiento”.

Una vez en la Clínica, un médico le explica que la Secretaría de Salud no ha autorizado la entrega de su cuerpo, y que además este iba a ser cremado. “Le mostré a la enfermera el resultado negativo de la prueba, y pedí evidencias científicas que mostraran el contagio por coronavirus, pero nunca las mostraron”.

Somos creyentes del cristianismo, y por esas ideas nosotros no íbamos a permitir la cremación al cuerpo de mi padre”, aseguró Ricardo. Este hecho “terminó afectando mucho a mi madre”.