Escuche ahora

W Fin de Semana

Con Rosario Gómez


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Por qué el pastor Arrázola pidió que se siguiera pagando el diezmo?

Miguel Arrázola, pastor de la Iglesia Río de Vida en Cartagena, habló sobre cómo ha manejado la situación de la cuarentena con sus feligreses.

Miguel Arrázola, pastor de la Iglesia Río de Vida en Cartagena habló sobre cómo ha manejado la situación de la cuarentena con sus feligreses.. Foto: Cortesía

Miguel Arrázola, pastor de la Iglesia Río de Vida en Cartagena, habló en Sigue La W sobre sobre las polémicas declaraciones que dio sobre los diezmos a su Iglesia y también de la Semana Santa en medio de la pandemia.

En cuanto a los diezmos que pide su Iglesia, y los cuales califica como “necesarios” en estos tiempos de pandemia, afirmó que “no son impuestos, ningún pastor en el mundo puede obligar a alguien a dar”. “Si no se hace el diezmo, no pasa nada”.

La cuarentena en Cartagena fue 15 días antes y la gente estaba preguntando, nosotros simplemente respondimos”, comentó Arrázola. “Tenemos, aparte de nuestro rito cristiano, como todas las religiones, las ofrendas y los aportes, y vivimos de eso”.

Según el Pastor de la Iglesia Ríos de Vida, el tema de diezmo ha sido “politizado”. “Nosotros tenemos todas las cuentas de los aportes y diezmos”, desmintiendo a su vez que no cuenta con propiedades de millones de pesos.

“La Iglesia Cristiana siempre ha servido en todas las crisis, nuestra Iglesia es de las que más socialmente ha contribuido a Cartagena. Ofrecimos nuestros Templos para que los enfermos tuvieran espacio”, aseguró. Arrázola dijo que la ciudadanía no les “perdona” no haber “apoyado el plebiscito como algún sector ideológico lo quería”.

Sobre la Semana Santa durante la pandemia, comentó que “la raza humana ha sobrevivido a todas las pandemias mundiales”. “En la Biblia mencionan las epidemias y a través de los rezos las personas conllevan esto”. Además, comentó que “las escrituras nos hablan que cada siete años la Tierra misma debe tener un reposo de un año para recuperarse”.

Si bien la pandemia ha dejado muchos muertos, “son los que se han recuperado. Esa es la gracia y misericordia de Dios”, explicó Arrázola.