Escuche ahora

Vidas W

Con Equipo W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Lentes intraoculares fáquicas, otra metodología de la cirugía refractiva

La cirugía refractiva no solo se realiza por medio de láser, también es posible implantar lentes intraoculares para corregir defectos refractivos.

Foto: Clínica Clofán

La cirugía refractiva no solo se realiza por medio de láser, también es posible implantar lentes intraoculares para corregir defectos refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismo, así como la presbicia y las cataratas.

Este tipo de lente se recomienda para pacientes jóvenes con defectos refractivos altos como miopía, hipermetropía o astigmatismo que, por alguna razón, no pueden ser sometidos a una intervención con láser. Se denomina fáquica, porque no requiere la extracción del cristalino.

Tipos de lentes intraoculares fáquicas

De acuerdo al lugar del ojo donde son ubicadas, las lentes intraoculares fáquicas pueden clasificarse en dos tipos:

Lentes intraoculares fáquicas de cámara anterior: se ubican delante del iris y detrás de la córnea. Este tipo de lente se usa para tratar la miopía y el astigmatismo.

Lentes intraoculares fáquicas de cámara posterior: se insertan en un espacio llamado sulcus ciliar ubicado entre el iris y el cristalino. Es totalmente imperceptible. Se usa para tratar la miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Lentes intraoculares fáquicas tóricas para el astigmatismo

Es posible que el paciente presente astigmatismo en conjunto con un defecto refractivo como la miopía o la hipermetropía. En estos casos es recomendable el uso de lentes intraoculares fáquicas tóricas para tratar ambas condiciones.

¿De qué están hechas las lentes intraoculares fáquicas?

Las lentes intraoculares fáquicas son fabricadas a la medida para cada paciente. Las de cámara posterior están hechas de un material suave, blando y flexible llamado colamero. Es una combinación entre colágeno y polímero que se adapta naturalmente al ojo.

Las lentes intraoculares de cámara anterior pueden estar fabricadas de polimetilmetacrilato (PMMA), un material más duro que el colamero, o polisiloxano, una versión mucho más suave.

Preoperatorio

Si el paciente usa lentes de contacto, debe dejar de usarlos mínimo 7 días antes de los exámenes para facilitar la precisión del resultado.

Colocación de lente intraocular fáquica

El procedimiento tiene una duración de entre 10 y 20 minutos. Se realiza con anestesia tópica o cualquier otro tipo de anestesia, puede o no requerir sutura. Según el tipo de lente que se implante, la incisión puede ser de 2.8 mm, 3.2 mm o 6 mm (solo en este caso se requiere sutura).

El oftalmólogo realiza una iridotomía para evitar el aumento de la presión intraocular. Consiste en una pequeña perforación del iris que permitirá el drenaje intraocular. Es un proceso rápido, seguro y se realiza con anestesia tópica (gotas). También se puede hacer en la misma cirugía.

Postoperatorio

La recuperación es muy rápida. Una vez realizada la cirugía el paciente puede irse a su casa sin necesidad de vendaje. Debe usar gafas de sol al salir de la clínica y durante las primeras semanas después de la intervención. El oftalmólogo receta gotas antiinflamatorias y analgésicas que deberán ser aplicadas durante algunos días.

Esta intervención no genera mayor incapacidad y los resultados pueden verse inmediatamente. No obstante, la visión será más estable luego de 2 a 4 semanas después de la cirugía.

La Clínica Clofán cuenta con oftalmólogos especialistas en este tipo de procedimientos para garantizar al paciente los mejores resultados. La cita de valoración para cirugía refractiva no tiene ningún costo y puede solicitarse en haciendo clic aquí.