Escuche ahora

Las 50 W

Con Yamit Palacio


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Rihanna se roba el show de la Semana de la Moda de Nueva York

El desfil supuso el regreso de Vera Wang a las pasarelas y los trajes poderosos de los '80 de Proenza Schouler destacaron el cuarto día de la Semana de la moda.

Cantante Rihana. Foto: Getty Images

Hubo tules que revelaban el cuerpo, y breteles colgando de una falda o de un top, con reminiscencias de portaligas. La espalda de algunas prendas quedó al desnudo, como rasgada.

"Visto a gran parte de Hollywood y quería hacer mi versión de Hollywood cuando no estoy vistiendo a una estrella en particular", explicó Wang.

Christian Cowan y su familia en Galicia 

Con tan solo 24 años, el británico Christian Cowan ya viste regularmente a varias estrellas, de Lady Gaga a Cardi B, pasando por el rapero revelación Lil Nas X.

Su gusto por el strass y las lentejuelas, un exceso controlado, hacen furor.

El martes presentó una colección inspirada en su familia, originaria de la pequeña ciudad española de Moaña, en Galicia. 

Con mangas abullonadísimas, encaje y telas con mucho frufrú, rindió homenaje a "todas esas mujeres fuertes" de su familia "que hacen que sus negocios y hogares funcionen impecablemente".

Una nueva década 

Inspirado por la llegada de una nueva década, el diseñador de Coach, Stuart Vevers, "quería una colección que fuese sobre el cambio y también algo que fuese más minimalista y positivo, optimista, mirando al futuro de la nueva década".

En su origen una marca de carteras y accesorios, Coach sigue utilizando mucho el cuero.

Pero aunque el cuero estuvo presente en esta colección, Vevers no lo hizo protagonista, jugando así con el legado de la marca pero otorgándole un toque de frescura.

El diseñador británico, que presidió el lanzamiento de la línea de prêt-à-porter de Coach en 2015, regresó a los básicos, ofreciendo chaquetas, faldas y pantalones de cuero, muchas veces haciendo juego.

El poder de los '80 

Las modelos que recorrieron la pasarela de Proenza Schouler parecían aún más esculturales con sus trajes a medida confeccionados arquitectónicamente, llevados sobre drapeados femeninos.

La colección de prêt-à-porter de esta temporada presentó chaquetas poderosas, de grandes hombreras, junto a cuellos-bufanda elegantes en colores neutros, muy usados con grandes y gruesos aretes.

Algunas modelos vestían pantalones pinzados, y otras faldas largas y angostas con pantis opacas y negras, o pantis blancas con sandalias con tiras.

Los diseñadores Jack McCollough y Lázaro Hernández añadieron a los atuendos más femeninos cinturones ajustados o gabardinas clásicas, modernizadas con botones asimétricos.