Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Agridulce, un año después de la intervención al Bronx

Cerca de 2.500 hombres de la Policía y del Ejército ingresaron al Bronx para destruir, lo que muchos consideraban, uno de los lugares más peligrosos de la ciudad.

Cerca de 2.500 hombres de la Policía y del Ejército ingresaron al Bronx para destruir, lo que muchos consideraban, uno de los lugares más peligrosos de la ciudad.. Foto: Colprensa

Cuando llegó la Policía al Bronx, ”eso fue terrible, uno no hallaba para dónde coger, eso fue un infierno”, señala Dora Helena Hinestroza, ex habitante de calle, que hace parte del programa de reintegración de la Alcaldía. No era la primera vez que intentaban esto, pero quizá, si fue la más contundente.

Aunque lograron rescatar el lugar e impedir que lo siguieran utilizando como una guarida para ocultar cualquier clase de crimen, tal y como lo afirma el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa que considera que se ha “salvado la vida de muchas personas”, porque “la intervención ha sido muy positiva”; para otros no es así.

Antes y después de la intervención al Bronx. / Colprensa.
 
“El alcalde mayor de Bogotá siempre dice que ya solucionó el problema del Bronx, pero no ha solucionado absolutamente nada, solo lo agrandó, porque si antes era de la calle décima, hasta la calle novena, sobre la carrera quince. Ahora es en todo el sector de los Mártires”, asegura una de los comerciantes del barrio la Estanzuela.

Para nadie es un secreto que la Plaza de Bolívar, la carrera Séptima hasta el Eje Ambiental, la calle 19, los puentes de la carrera 30 con calle sexta, la Calle 26, el Parque Tercer Milenio, el colegio José Uribe Uribe y otros tantos lugares se convirtieron en el dormitorio de los habitantes de calle.

“Doctor Peñalosa usted me sacó del fango, gracias a usted mi vida es hermosa y muy valiosa. Prácticamente yo volví a nacer”. “muchos nos encontramos con nuestras familias, con nuestros hijos, muchos volvimos al trabajo”, señala Dora, con gran exaltación cuando se refiere a la intervención que ya cumple un año.

Dora Helena Hinestroza, ex habitante de calle, que hace parte del programa de reintegración de la Alcaldía. / Marcela García.
“Seguimos en un trabajo social, tenemos más del doble de recursos y en menos de cuatro meses hemos abierto diez centros de atención de habitante de calle”, dice el alcalde de Bogotá, ¿de ser así, por qué esto sigue siendo una problemática?

“El que no quiere, no quiere. Y yo sé que sí se puede”, sostiene Dora, mientras hace una invitación a que se unan a los centros de atención de la Alcaldía, a quienes estuvieron con ella por 10 años en el Bronx.

Para otros, no solo se trata de voluntad, sino de una mala planeación del Distrito, - ¿sirvió la intervención al Bronx? - “Definitivamente no sirvió la intervención porque el problema se regó a los alrededores, ellos salieron de sus huecos y ahora consumen al ojo del público”, afirma David, un joven comerciante del sector.

Además, un gran número de comerciantes aseguran ser objetos de amenaza por parte de bandas criminales que todavía delinquen en el sector, “nosotros estamos siendo extorsionados, tenemos que pagar $10.000 semanales, si no lo hacemos, nuestros negocios son los que corren peligro”, a pesar que ya han denunciado ante la Policía y la Alcaldía de los Mártires, estos no les brindan ninguna solución.

Los comerciantes del sector aseguran que deben pagar una "vacuna de $10.000 para que no le hagan daño a sus locales. / Colprensa.
“Ha habido una reducción radical de criminalidad en el centro y en la Localidad de los Mártires, de manera que todos los indicadores muestran que es una acción muy positiva para mejorar la seguridad de la ciudad”, es lo que considera el alcalde mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Las ventas se han disminuido notoriamente, porque muchas personas, por temor  a ser robadas, prefieren no venir. “Muchas veces nos vamos sin nada en los bolsillos, nos vamos tal cual cómo llegamos”.


Los comerciantes denuncias que sus ventas han caído desde que se intervino el Bronx. / Colprensa.
 “Yo tengo al alcalde en un buen concepto, gracias a él ya no soy un drogadicto”, afirma Johnny Corrales, ex habitante de calle. “El Bronx era un infierno, yo vi mucha maldad, mucha muerte. Personas que las subían al segundo piso y nunca volvían a bajar”, “Yo solo quiero que ese lugar se convierta en un parque, en un lugar de esperanza, lejos de todo lo que era”.