Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Cuándo es necesaria una mastectomía preventiva?

El 10% de las colombianas se han hecho una mastectomía preventiva.

El 10% de colombianas se han hecho una mastectomía preventiva.. Foto: Getty Images

En el año 2013, Carolina Arboleda, supo que era portadora de una mutación en uno de sus senos, “Mi abuela tenía cáncer de seno, mi prima tenía este tipo de cáncer, mi otra prima había fallecido a los 25 años por lo mismo, así que por línea generacional yo era la siguiente en padecer esta enfermedad, no habían más mujeres”.

Por eso, desde que ella comenzó con el proceso para saber sí tenía esta mutación supo que se haría la mastectomía, “de qué servía conocer los resultados si no iba a hacer nada al respecto”.

Lea también: Cada 53 minutos muere una mujer por cáncer de mama

La mastectomía es un procedimiento en el que se extirpa el seno o parte de él; existen dos tipos de este procedimiento, la total, donde se extirpa el tejido mamario y del pezón y la radical modificada, donde se extirpa el seno, la mayoría de los ganglios linfáticos axilares y, con frecuencia, la membrana que recubre los músculos del pecho.

De acuerdo con la doctora, Yeni Rodríguez, Oncogenetista de la Clínica del Country este procedimiento disminuye en un 92% la posibilidad de padecer cáncer de seno, sin embargo, “depende mucho de la habilidad quirúrgica del cirujano, por eso el paciente de continuar en controles para vigilar el comportamiento de su cuerpo”.

Le puede interesar: Así es la Juegaterapia, una estrategia para acompañar a los niños con cáncer

Cada día aumentan las mujeres que toman esta determinación para evitar padecer la enfermedad a futuro, incluso conocidas celebridades como Angelina Jolie lo han hecho, "Cuando supe que esta era mi realidad, decidí actuar de forma proactiva y minimizar el riesgo lo más que pudiera. Tomé la decisión preventiva de someterme a una doble mastectomía" escribió la actriz en una carta publicada en el New York Times, después de conocer que tenía un 87% de riesgo de contraer cáncer de mama debido a ser portadora del gen BRCA1.

Según Rodríguez, después de conocerse este caso, las consultas aumentaron para conocer sus antecedentes familiares, “más que aumentar el número de pacientes operadas, lo que ha pasado es que ha habido es una sensibilización e interés de las pacientes por realizarse estudios genéticos que determinen qué tan propensas son a padecer este tipo de cáncer”.

Esta clase de procedimiento, se realiza en mujeres que han tenido antecedentes familiares marcados de cáncer de mama, es decir si más de una pariente lo ha padecido; si el análisis de mutaciones de los genes BRCA1, BRCA2, PALB2, CDH1, PTEN, o TP53 dio positivo o si el paciente tiene antecedentes personales fisiológicos de cáncer de mama.

A pesar de que, las mujeres realizan esta operación con fuertes convicciones, muchas se preocupan por su físico, y otras por ejemplo, en si a futuro desean tener hijos cómo van a lactarlos. En el caso de Carolina, ella tuvo las típicas preocupaciones que un procedimiento quirúrgico cauda, pero también le preocupaba cómo quedaría físicamente, “me preguntaba cómo sería mi imagen, pero me pesaba más el hecho de poder estar tranquila”.

Además agregó que al estar casada con alguien con quien tiene “infinita confianza”, sintió menos miedo de mostrarse después del procedimiento, “creo que si hubiera estado soltera me hubiera sentido menos cómoda con el hecho de la desnudez”.

 “A las mujeres que pasan por algo similar les diría que somos muy afortunadas de tener el poder de prevenir esta enfermedad, muchas mujeres que tuvieron cáncer de seno, darían lo que fuera por evitar pasar por todo ese procedimiento de cura. Hoy siento una paz inmensa porque sé que hice lo que estaba en mis manos” puntualizó Arboleda.