Escuche ahora

Back to the Music

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los cinco sorprendentes beneficios de caminar, según Harvard

La universidad de Harvard destacó cuáles son los beneficios que tiene este importante actividad.

Los cinco sorprendentes beneficios de caminar, según Harvard. Foto: Getty Images

Es bien conocido de caminar es una actividad saludable que tiene altos beneficios para la salud. Sin embargo, hacer este tipo de ejercicio tiene grandes cosas positivas que pueden sorprender a las personas.

Por esto médicos de la Revista de Salud de Harvad, destacaron algunos de ellos:

Contrarresta los efectos de los genes promotores de peso. Los investigadores de Harvard analizaron 32 genes que promueven la obesidad en más de 12,000 personas para determinar cuánto contribuyen estos genes al peso corporal. Luego descubrieron que, entre los participantes del estudio que caminaban enérgicamente durante aproximadamente una hora al día, los efectos de esos genes se redujeron a la mitad.

Reduce la ansiedad de dulce. Algunos reportes de la Universidad de Exeter descubrieron que una caminata de 15 minutos puede reducir los antojos de chocolate e incluso reducir la cantidad de chocolate que se consume en situaciones de estrés. 

Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de mama. De acuerdo a estudios previos es bien sabido que cualquier tipo de actividad física reduce el riesgo de cáncer de mama. Pero un estudio de la Sociedad Americana del Cáncer que se centró en caminar encontró que las mujeres que caminaban siete horas o más a la semana tenían un riesgo 14% menor de cáncer de mama que las que caminaban tres horas o menos por semana. 

Alivia el dolor articular. Varias investigaciones han encontrado que caminar reduce el dolor relacionado con la artritis, y que caminar cinco a seis millas por semana puede incluso prevenir la formación de artritis en primer lugar. 

Aumenta la función inmune. Un estudio a más de 1,000 hombres y mujeres encontró que aquellos que caminaban al menos 20 minutos al día, al menos 5 días a la semana, tenían 43% menos días de enfermedad que aquellos que hacían ejercicio una vez a la semana o menos. Y si se enfermaron, fue por una duración más corta, y sus síntomas fueron más leves.