Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Los millennials “marchitaron” la tradición de regalar flores en amor y amistad?

Según cifras de Fenalco, sólo el 11% de los colombianos considera regalar flores para esta fecha.

Según cifras de Fenalco, sólo el 11% de los colombianos considera regalar flores para esta fecha.. Foto: W Radio

De pequeños estábamos acostumbrados a ver a nuestras madres recibir flores en fechas especiales; rosas, margaritas, orquídeas, lirios y girasoles componían majestuosos adornos que simbolizaban el cariño, gratitud, amor, agradecimiento o pesar que se sentían por el (o la) receptor.

En la actualidad pareciera que esa tradición se está desvaneciendo en un mundo en el que se conquista vía Tinder y se oficializan relaciones vía Whatsapp, donde los emojis son las nuevas cartas y las fotos, likes y comentarios en Instagram se han convertido en pruebas de amor.

Le puede interesar: Las cinco apps que le ayudan a celebrar el mes del Amor y la Amistad

¿La era digital enterró el romanticismo? ¿Aún quedan jóvenes que disfruten recibir flores? ¿o que disfruten darlas? Según cifras de Fenalco, sólo el 11% de los colombianos considera regalar flores para esta fecha.

Las flores colombianas tienen cada vez más demanda en el exterior y las que más se venden son, en su orden, rosas, claveles, astromelias, crisantemos y hortensias y llegan a países tan lejanos como Emiratos Árabes, Kazajistán y Líbano, entre otros, así como a Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Rusia, Canadá, España y Australia.

A pesar de que desde una perspectiva superficial podría considerarse que hemos “marchitado” esa bonita tradición y que, hemos convertido a Colombia, irónicamente, en un país que no compra flores, a pesar de ser uno de los países con mayor producción de ellas; lo cierto es que el fenómeno puede ser más complejo de lo que parece.

De acuerdo con Jairo Cadavid, director de Colviveros, fechas como amor y amistad representan un 20% de las ventas estimadas anuales del viverismo colombiano.

Lea también: ¿Qué es lo que más se regala en amor y amistad?

De igual forma, según Eliana Alzate Directora de Mercadeo de Asocolflores, los jóvenes sí están regalando flores como detalles para fechas especiales, solo que han cambiado sus preferencias, “ya no es como un regalo exclusivamente romántico, sino que es un regalo para los amigos o para sí mismos; la forma en la que se disfruta la flor es distinto, ahora hay mayor sofisticación y se destaca más la belleza y el diseño de los arreglos y las flores”.

De otro lado, en Colombia, para la temporada de Amor y Amistad, las orquídeas y suculentas son las plantas ornamentales más comercializadas, dado su vistosidad y su duración, esto según Cadavid, sin embargo, lo que más sorprende, es que “el segmento de personas jóvenes en edad laboral está empezando a ser el más importante consumidor de plantas vivas no sólo en Colombia sino en el mundo”.

En las floristerías el cambio de aumento en ventas por esta fecha no es muy claro, algunos dicen que aumenta en un 20%, otros dicen que en un 10% e incluso hay algunos vendedores que afirman no ver ningún tipo de variación.

En lo que sí están de acuerdo es que los jóvenes no suelen ir a comprar flores para estas fechas, pero no consideran que sea porque no les gustan sino porque los arreglos no son baratos y el poder adquisitivo de nuestra generación, en promedio, no es muy alto.

Según Gina Espinosa propietaria de la Floristería Mafis, ubicado en Las Flores, aseguró que la gente joven prefiere comprar bouquet y los arreglos medianos como las equivanas, “es muy raro ver a alguno de ellos adquirir arreglos especiales”.

En un sondeo realizado por el área digital de W Radio, las opiniones están divididas, algunos aseguran que es mejor regalar comida como chocolates o hasta ramos empanadas, mientras que otros aún consideran que las flores son un buen detalle, eso sí “solo para las mujeres”.

Finalmente, es difícil determinar si los Millennials o incluso los centennials acabarán sepultando el acto de regalar flores a quienes quieren, al fin y al cabo siempre habrá alguien que a pesar de las transformaciones digitales, prefiera las cosas “chapadas a la antigua” como quienes prefieren leer en papel a pesar de tener una tablet.