Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Indígenas del Cauca rechazan columna de María Fernanda Cabal

Las comunidades aseguraron que este tipo de opiniones en medio de una coyuntura como la que afronta la región pone el alto riesgo a su organización.

El Consejo Regional Indígena de Cauca, Cric, rechazó la columna de opinión de la senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, al considerar que sus “acusaciones” generan un alto riesgo a las comunidades.

Le puede interesar: Supuestas disidencias de Farc amenazan a concejales de Popayán

El coordinador de Derechos Humanos del Cric, Joe Sauca, dijo que el discurso de la senadora es indignante, “propio de la sociedad clasista conservadora que históricamente ha utilizado estos métodos para atacar las comunidades, los procesos sociales”.

El dirigente aseveró que las declaraciones de la Senadora son irresponsables porque se producen en medio de una coyuntura grave por el accionar de los grupos armados ilegales y la campaña política.

“También cobija la situación de conflictos internos que se han venido dando, que hemos dicho claramente no son generados entre las comunidades sino decisiones institucionales”.

Lea además: Grupos armados reclutaron a seis menores indígenas en Cauca

Para Sauca, no es difícil comparar las palabras de Cabal, “diciendo que hay que acabar prácticamente con el Cric”, con el discurso que han adoptado las disidencias de las Farc y actores armados que pretenden desestabilizar su proceso.

El líder indígena afirmó que buscarán sanciones disciplinarias contra la senadora al considerar que se trata de una apología al genocidio de los pueblos indígenas.

“Estas situaciones no pueden seguir pasando en un País donde la libertad de expresión sirve para atacar, denigrar y convocar a que se acabe con los semejantes”.

La reacción se produjo por la columna publicada por la senadora María Fernanda Cabal en su página web, titulada “Una carpa blanca” en la que afirma, entre otras cosas, que los indígenas no han permitido que el Estado opere como es debido.

“El primer paso será derrumbar la violencia anarquista del Cric y su Guardia Indígena, que los alejó de los parámetros comunes de autoridad; levantar una “carpa blanca” en medio de la guerra, como lo propuso el Defensor del Pueblo (…)”, señala la columna.