Escuche ahora

Sigue La W

Con Juan Pablo Calvás


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

"Tenemos que lograr que la protesta no se convierta en un bloqueo permanente de la ciudad"

En diálogo con W Fin de Semana, el secretario de Gobierno distrital también se refirió a su denuncia sobre carrusel de contratos en las alcaldías locales de Bogotá.

Luis Ernesto Gómez durante las marchas del 21 de enero de 2020 en el marco del paro nacional. Foto: Colprensa

Según el informe presentado por el secretario Luis Ernesto Gómez, están en riesgo cerca de $90 mil millones  por posibles procesos indebidos en la contratación de infraestructura en tres localidades.

“Aunque esto es algo que los ciudadanos conocen de tiempo atrás, que las alcaldías locales se han convertido en botines de clases políticas tradicionales que están buscando controlar la contratación, no solo de personas, sino de recursos públicos, nosotros pusimos en conocimiento de las autoridades con el propósito de que permitan realizar la triangulación de pagos para evidenciar si hubo un tipo de coima y a qué grupos políticos”, resumió Gómez.

El secretario de Gobierno distrital advirtió que “no van a permitir que las alcaldías locales sigan siendo un botín político para que unos clanes que existen desde hace mucho tiempo en la ciudad de Bogotá sigan lucrándose”.

 

¿Funciona el protocolo para las protestas?

 

W Fin se Semana también cuestionó al secretario de Gobierno sobre el actuar de la fuerza pública para dispersar una marcha feminista que tuvo lugar el viernes 14 de febrero en el Parque Nacional.

Según se observa en videos publicados en redes sociales, la marcha no superaba las 30 personas y, sin embargo, la fuerza pública utilizó gases lacrimógenos para dispersarla.

A su turno, Gómez respondió que sí se agotaron los protocolos. “El equipo de gestores de convivencia y el equipo de diálogo les pidió retirarse de la carrera Séptima, estaba generando un gran traumatismo, se les había establecido una vía de diálogo con la Secretaría de la Mujer, pero a pesar de los intentos y después de 22 minutos, se les pidió retirarse y allí intervino la fuerza disponible”, señaló.

“Cuando se trata de una movilización pacífica, como en este caso, y en el momento en que entran en agresiones, interviene el segundo nivel del protocolo”, apuntó Gómez.

El secretario insistió en que la marcha estaba afectando seriamente la movilidad, pues tuvo lugar en un corredor importante como la carrera Séptima durante la hora pico.

“Tenemos que entender que el derecho libre a la protesta (…) tiene que tener un equilibrio con la gran cantidad de ciudadanos que viven en Bogotá. Tenemos una ciudad que permanentemente tiene protestas y representaciones de diversas causas, pero tenemos que lograr que la protesta no se convierta en un bloqueo permanente de la ciudad”, resaltó Luis Ernesto Gómez.