Actualidad

Caso Lucas Villa: asesinato del líder estudiantil fue un crimen premeditado

Daniel Coronell contó cómo fueron los hechos el día del asesinato del dirigente estudiantil

Caso Lucas Villa: asesinato del líder estudiantil fue un crimen premeditado

Caso Lucas Villa: asesinato del líder estudiantil fue un crimen premeditado

10:03

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://www.wradio.com.co/embed/audio/366/1638881013133/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cero setenta, la revista digital de la Universidad de Los Andes, descubrió que el homicidio del dirigente estudiantil Lucas Villa, acribillado el 5 de mayo de este año en Pereira, no fue producto de disparos indiscriminados contra la multitud que protestaba.

Fue un asesinato premeditado y organizado. Los sicarios lo rondaban en varios motos y la bala que lo mató fue disparada a menos de un metro de distancia.

Los hallazgos son resultado de una investigación hecha con el rigor que le ha faltado tanto a la Fiscalía como a la Policía para buscar a los responsables del crimen.

En esa investigación periodística participaron también:

- Forensic Architecture:

- Bellingcat

- Y Baudó Agencia Pública

Usando la imagen de una cámara de seguridad y horas de grabación efectuadas por los testigos con sus teléfonos, los investigadores ensamblaron la línea de tiempo del homicidio, construyeron un modelo tridimensional de la escena del crimen y recopilaron testimonios inéditos de la ejecución.

Lucas Villa era un estudiante de la Universidad Tecnológica de Pereira, horas antes de ser asesinado gritó una frase que resultó premonitoria

Durante las jornadas del paro nacional en Pereira, Lucas se convirtió en un símbolo de la protesta pacífica. Fue grabado bailando en medio de las manifestaciones, saludando amistosamente a los miembros del escuadrón antimotines del Esmad y cantando las estrofas que unen a todos los colombianos

Después de las siete de la noche, mientras Lucas caminaba con un grupo de manifestantes en inmediaciones del viaducto de Pereira, la cámara de seguridad empezó a grabar las imágenes de dos motocicletas que lo vigilaban, iban y venían por la zona. Pasaron 6 veces por el lugar.

A las 7:31 minutos las dos motocicletas se dirigieron hacia donde estaba Lucas y aquí ocurrió el crimen. Sonaron 8 disparos en 4 segundos.

Amables oyentes -ya van a saber porque le pido esto- por favor cuenten los balazos: 1, 2, 3…y fíjense que entre el séptimo y el octavo pasa un tiempo levemente mayor

El detalle es importante porque la investigación periodística sincronizó el sonido de los disparos con la imagen de la cámara de vigilancia que muestra a uno de los pistoleros bajarse de la moto y acercarse mucho para buscar un blanco específico: Lucas Villa.

La necropsia mostró que el estudiante recibió tres de los ocho disparos. Dos de ellos no parecen mortales lo hirieron en los glúteos y la pierna derecha.

Pero el tercero, de acuerdo con el informe forense, entró por la oreja izquierda atravesó su cabeza, le fracturó una vértebra cervical y salió por el lado derecho del cuello. La trayectoria muestra que fue hecho desde arriba es decir posiblemente cuando Lucas ya estaba en el piso.

Lo más revelador es que esa tercera bala dejó en el orificio de entrada lo que los legistas conocen como tatuaje: Una quemadura de pólvora que solo se produce con disparos efectuados a un metro de distancia o menos.

Es decir, a Lucas Villa lo mataron con un certero proyectil disparado, prácticamente a quemarropa.

En el lugar donde fueron abaleados Lucas Villa y otra persona, pedían a gritos una ambulancia…

La ambulancia sí llegó, pero pasó de largo. Un carro particular recogió a Lucas Villa que murió una semana después en el Hospital Universitario de Pereira.

El periodista Lorenzo Morales, profesor de la Universidad de los Andes, fue el editor de esta investigación.

Lorenzo Morales manifestó en La W que “contrario a lo que se dice, no murió por mala suerte. Nuestro análisis muestra que el sicario iba por él, probablemente no se trató de un acto espontáneo, sino que hubo una coordinación”.

Indicó que “la escena del crimen no fue acordonada, mucha evidencia material y testimonial se perdió por esa negligencia. La Dijín había dicho que hicieron presencia inmediata y no fue así”.

( https://cerosetenta.uniandes.edu.co/la-pieza-que-faltaba-en-el-crimen-de-lucas-villa/ )

La investigación la publicó Cero Setenta, un medio universitario, un medio que desde la Universidad de Los Andes nos enseña el periodismo que todos deberíamos hacer.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad