Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Cristina Lombana pone fin a su carrera militar para terminar recusaciones en la Corte

La magistrada de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia ha recibido varias recusaciones por ser militar activa y juez a la vez.

Cristina Lombana, elegida para integrar la nueva Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, investigaba el caso de Álvaro Uribe por presunta fabricación de falsos testigos. Foto: Colprensa

La magistrada de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, Cristina Lombana, pidió la baja al Ejército Nacional para dejar de ser oficial de las Fuerzas Militares.

Esta decisión se da después de que el Consejo de Estado aceptara revisar la apelación que presentó la magistrada Lombana en contra del fallo emitido en la que negaba que la jurista conociera dos de los procesos que se llevan en contra del senador Álvaro Uribe.

La magistrada, que fue elegida para integrar la nueva Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, era quien investigaba el caso de Uribe por presunta fabricación de testimonios de testigos en contra del senador Iván Cepeda.

(Le puede interesar: Magistrada Lombana impugnará tutela contra sus compañeros de sala)

En primera instancia, el Consejo de Estado negó la acción de tutela que presentó la magistrada Lombana contra sus compañeros de la Sala de Instrucción, quienes la recusaron y la apartaron para que no conociera los dos procesos en contra del expresidente Uribe. Esto, debido a que figuraba como militar activa del Ejercito Nacional.

Para el Consejo de Estado, la tutela no es procedente porque su vinculación como oficial en servicio activo no es garantía de imparcialidad.

En días pasados, la togada explicó, en exclusiva en La W, que su decisión no buscaba que le devolvieran los dos procesos que ella llevaba contra el expresidente Uribe, sino que se deje sin efectos la providencia con la que fue recusada por sus compañeros por ser militar activa.

“En ningún momento estoy pidiendo que me devuelvan los dos procesos, yo no tengo ningún interés personal en estos procesos, con lo que yo no estoy de acuerdo es en los términos en que fue resuelta la recusación por varias razones. Primero, porque ellos debieron aceptar los argumentos de la parte recusante sujetos en derecho y segundo, porque utilizaron términos despectivos descalificando mi ejercicio como juez”, explicó la magistrada a este medio.