Escuche ahora

Archivo W

Con Sebastián García (@JuanSeGarciaA


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Paola Tello Guerrero, física colombiana es #UnaMujerW

Esta santandereana, fue la única colombiana que estuvo en la primera expedición a la Antártida con 80 mujeres científicas en el 2017 para discutir sobre cambio climático

Paola Tello Guerrero, física colombiana es #UnaMujerW. Foto: Paola Tello

Para muchos, incluyendo al propio presidente de los EE.UU., el cambio climático no existe. Para Paola no solo existe, sino que fue seleccionada en el 2017 para ir hasta la Antártida a discutir sobre este fenómeno.

“Ir a la Antártida a inicios de 1900s era como ir a la luna. Los países querían llegar de primeros para mostrar su poder y además la humanidad quería saber qué quedaba en el fin del mundo, entonces ir allá ya es una experiencia muy impactante, pero además tener el privilegio de viajar con 80 científicas de más de 20 países discutiendo acciones acerca del cambio climático, ha sido una experiencia muy gratificante y muy retadora”, asegura Paola Tello.

Para Paola, su mayor logro ha sido conseguir que sus experiencias profesionales como física en geociencias; y personales como santanderiana muy curiosa, tengan un impacto positivo en el país.

“Durante el día yo trabajo en Inglaterra en un laboratorio de rocas en la industria del petróleo y estoy completamente convencida que en esta industria está el potencial, la responsabilidad, y los recursos tecnológicos para ser un actor crucial en la transición de energía que necesitamos. En las noches lo que hago es combinar mi trabajo y mi conocimiento con mis pasiones”, cuenta la científica colombiana.

Esa pasión tiene un nombre. Se llama ‘Antártida para valientes’. Paola lo fundó con un grupo de colaboradores que donan su tiempo para concientizar a las futuras generaciones sobre el cuidado del planeta.

“Luego de dos años de mucho trabajo, ‘Antártida para valientes’ es un programa educativo ambiental que busca comunicar desde el amor: el mensaje del cambio climático donde usamos la Antártida por su simbolismo y la ternura de los pingüinos. Integramos juego, arte, tecnología y ciencia para empoderar a las personas para considerar sus acciones diarias y cómo estas acciones impactan en la vida todos nosotros”, recuerda esta física.

Paola se siente agradecida por las mujeres que en el pasado han abierto su camino. Ella quiere seguir dejando ese legado.

“En 1956 una geóloga de la Unión Soviética perseveró y logró hacer por primera vez ciencia en la Antártida, en un espacio que estaba prohibido para las mujeres. Entonces yo siento un compromiso muy grande de continuar con estas puertas abiertas y estoy segura que muchas mujeres de mi generación también están trabajando por llegar a estos espacios a los que no hemos llegado aún y a estas chiquitas que vienen decirles que hacen parte de este proceso”, dice Paola con la seguridad de una mujer que ha llegado muy lejos.