Escuche ahora

La música del mundo

Con Sebastián García (@JuanSeGarciaA)


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Acertó la Corte Constitucional en no prohibir la prostitución en zonas de tolerancia?

En Partida W del 19 de febrero, las feministas Mar Candela Castilla y Vivian Martínez debatieron sobre la prostitución y la postura de la Corte Constitucional sobre el tema.

Mar Candela Castilla y Vivian Martínez debaten en PartidaW . Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

La decisión de la Corte Constitucional en la que se señaló que la ausencia de regulación de una zona de tolerancia, en la que se ejerce la prostitución, no implica la prohibición de ese tipo de actividades, suscitó el debate sobre el trabajo sexual y la posibilidad de que sea abolido o regulado.

La discusión llegó a los micrófonos de Partida W con las feministas Mar Candela Castilla y Vivian Martínez.

Mar Candela argumentó que las zonas de tolerancia no deben seguir siendo lugares que la sociedad referencia como lugares que hay que esconder por razones moralistas o religiosas. Fue enfática en que las personas que toman la decisión de ejercer la prostitución, lo hacen en ejercicio de sus libertades y de su derecho al trabajo, dado que la falta de oportunidades las ha llevado a tomar ese camino para suplir sus necesidades. Expresó que el trabajo sexual no puede ser menospreciado en razón de tratarse de un oficio polémico y que tiene vacíos jurídicos y falta de garantías laborales para quienes lo ejercen.

Por su parte, Martínez dijo que reglamentar el trabajo sexual es considerar que una persona pueda ser rebajada a un simple instrumento de satisfacción sexual consumible y mercantilizable, pues esto denigra su dignidad como ser humano que no merece un trabajo digno. Señaló que quienes abogan por el abolicionismo no desprecian o irrespetan la decisión de las prostitutas, sino que -por el contrario- ponen en evidencia las situaciones de opresión y violencia en el que se desarrolla ese actividad. Puntualizó que es un error apuntarle a la regularización de este oficio, pues en países como Alemania el resultado fue una desigualdad en término laborales y económicos entre los dueños de los establecimientos en los que se ejercía la prostitución y las mujeres que allí laboraban, donde se incrementaron los índices de violencia y trata de personas.