Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Catalina Rojas, abogada, es #UnaMujerW

Después de que su hija fuera diagnosticada con fibrosis quística, Catalina Rojas ha dedicado sus esfuerzos a ayudar a personas que padecen esta enfermedad

Catalina Rojas, abogada, es #UnaMujerW. Foto:

En Colombia, uno de cada 5000 niños, aproximadamente, nace con fibrosis quística. A sus tres años, Valeria, la hija de Catalina Rojas, es una de ellas. La condición es tan grave, que se vio obligada a cambiar su vida por completo. Renunció a su trabajo y se dedicó a investigar y a apoyar a familias afectadas por esta enfermedad:

“La fibrosis quística es una condición genética que afecta distintos órganos del cuerpo principalmente los pulmones y el sistema digestivo, provocando la acumulación de moco espeso y pegajoso que impide el funcionamiento adecuado, causando inflamación, infección y mala absorción. La fibrosis quística se diagnostica por la prueba del sudor y una prueba genética todo sumado a la clínica del paciente”.

La vida le cambió en julio del año pasado cuando le diagnosticaron a su pequeña hija esta condición:

“La fibrosis quística nos hizo más fuertes, proteger a Valeria y prepararla desde pequeña a cuidarse frente a esta condición, primero fue la tristeza y frustración de ver a todo lo que se enfrentaría, luego nos llenamos de fuerza, amor y fe para darle las mejores oportunidades frente a una condición que no controlamos, pero que no nos detendrá. Hoy Valeria es una guerrera que nos inspira a seguir luchando por ella y por otros niños con fibrosis quística”.

De la enfermedad poca información se tiene. Fue por eso que Catalina decidió crear un grupo de apoyo para guiar a las familias afectadas:

“NADA NOS DENTENDRÁ, nace con la intención de mostrarle al mundo que todo se puede, que, aunque hay días y situaciones difíciles tenemos que salir adelante, luchar y continuar, queremos que todos conozcan la fibrosis quística y desde nuestra experiencia dar esperanzas quienes hoy se enfrentan a esta realidad”.

Su apoyo le ha llegado a más de una decena de familias, no solo en Colombia, sino en Chile, México y España.

“Es una enfermedad de alto costo, los insumos y los medicamentos los debe suministrar la EPS, pero muchas veces esto no pasa así. Mientras la EPS responde debemos conseguirlos por nuestros propios medios. Los pacientes que no tienen esa facilidad deben esperar hasta que la EPS les responda y mientras tanto buscar el apoyo con fundaciones”.

El sueño de Catalina es seguirle dando visibilidad a la fibrosis quística para que la ciencia se siga avanzando y algún día encontrar la cura de esta condición.

“Nuestro mayor logro es que Valeria es una niña feliz, que hemos logrado darle visibilidad a la fibrosis quística y con esto ayudar a muchísimas familias”.

Catalina Rojas, abogada, es #UnaMujerW