Escuche ahora

Deportes W

Con Andrés Torres


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Chocó, una bomba de tiempo; Capítulo tres: Mujeres, botín de guerra - crisis social

Durante años, el departamento del Chocó ha escuchado un sinnúmero de promesas por parte de los gobiernos de turno, promesas que le les han incumplido.

No todos los municipios cuentan con el servicio de agua potable, el acueducto de Quibdó está a un 50% y abundan los elefantes blancos. Foto: Redacción W Radio

[Por: Paula Bolívar y Johana Fuentes | Si tiene denuncias, escríbanos a: paulabolivarpinilla@gmail.com y johanafuentesm@gmail.com]

"Cuando ya estén listos los estudios para la construcción de la misma estarán terminados al terminar este año, comienzo desde Quibdó hacia Medellín y no desde Medellín hacia Quibdó”, expresidente Ernesto Samper.

"Somos también conscientes de la crítica situación financiera que vive el Hospital San Francisco de Asís….Pero el propósito indeclinable de mi gobierno es hacer viable esta institución indispensable para la salud de los habitantes de Quibdó". expresidente Andrés Pastrana.

“Estamos empeñados en que no solamente se le de vivienda a los que no tienen la posibilidad de tener vivienda, sino que también el entorno donde viven se mejore canchas de futbol con puestos de salud  con casi con Megacolegios...los esfuerzos en acueducto ya está en ejecución debe estar listo en junio del año entrante, servicio de agua todo el día". expresidente; Juan Manuel Santos.

Durante años  el departamento del Chocó, ha escuchado un sinnúmero de promesas por parte de los gobiernos de turno, promesas de hospitales, colegios, acueducto, energía eléctrica, e infraestructura, entre otras. Sin embargo la ausencia del Estado en esos aspectos, es evidente, a los chocoanos les han incumplido. No todos los municipios cuentan con el servicio de agua potable, el acueducto de Quibdó está a un 50% y abundan los elefantes blancos.

LIDER SOCIAL, JOSÉ “No tenemos educación. Algunos maestros no quieren venir a exponer su vida porque tienen miedo, el tema de salud nosotros no tenemos salud. Es un pueblo  550 habitantes, no tenemos un botiquines la persona que se enferma la tenemos que llevar hasta la cabecera municipal, y muchas veces se nos han muerto porque no alcanzan a llegar a la cabecera municipal”.

En Bojayá solo existe un centro de salud, en Bellavista, la cabecera municipal, las otras veredas tienen que viajar por el río Atrato para llegar hasta este punto, porque en ningún otro lugar encuentran un médico. Cabe resaltar que en este puesto de salud trabajan solo dos médicos, que están haciendo su año rural, es decir que no hay especialistas, y por ello, en la mayoría de los casos deben viajar a Quibdó, un viaje que no dura unas horas, para muchas comunidades es un viaje de varios días. Las historias de las personas que han muerto de camino a un hospital, son muchas.

BORIS LIDER BOJAYÁ ayer se nos murió una hija de aquí del pueblo en las horas de la tarde por eso, puede estar el centro de salud pero no hay especialistas, no hay personas profesionales que estén prestando su labor, lo que cuentan los vecinos es que murió por una asfixia, por aire.

BORIS LIDER BOJAYÁ: de las comunidades indígenas que están más lejos para llegar aquí se pueden echar los dos días y de aquí hasta Quibdó… tres días para un médico.

Pero lo más grave es que cuando la población llega a la capital tampoco encuentra la atención necesaria, la W radio llegó hasta los pasillos del Hospital San Francisco de Asís y lo que encontró fue aterrador.

PACIENTE HOSPITAL: “Ya tenía con el bebé muerto un mes adentro mientras que los medios  le decía ojo prioridad, la EPS no hacía nada todo era lento, por sí solo rompo fuente él bebe salió solo a pesar de que venía con malformación y se había muerto hace un mes”.

PACIENTE HOSPITAL: "Aquí una urgencia donde tengan que meterle mano inmediatamente a un paciente no le veo como la esperanza, siempre le sacan una excusa a uno y lo ponen a voltear a uno que vaya a tal parte o a tal otra y no le solucionan nada".

Cuando se habla del conflicto armado en Colombia, se mencionan las masacres, los asesinatos, el reclutamiento forzado de los jóvenes, pero muy pocas veces se escucha hablar de cómo las mujeres son utilizadas y violentadas en estas disputas. Así como hay falencias en la salud, educación y servicios públicos, tampoco existe una política pública de género, que le brinde acompañamiento a las mujeres, las oriente, y les muestre las herramientas que necesitan para denunciar estos hechos, el silencio sigue siendo la medida de auto protección para ellas.

MÁXIMA LÍDER BOJAYÁ: Uno se abstiene de decir muchas cosas, porque la violencia aquí no son solo asesinatos, también ha habido en algún momento violaciones que las mujeres no dicen por no sentirse revictimizadas, lo ocultan, pero eso también hace daño. 

Las mujeres más afectadas por esta violencia sexual, física y psicológica, son las que se encuentran en las veredas más apartadas de Bojayá.

COCA LIDER BOJAYÁ: con las indígenas y las afros que llegan con su poderío a querer hacer lo que les viene en gana con las mujeres. Son violentadas.

COCA 2:03 Nada, les da mucho miedo, por lo menos, esto ha estado muy escondido, tapado, las indígenas, no hablan, no dicen, no denuncian.

Ana Julia Hidalgo, docente de la Universidad del Chocó, explica de qué manera el conflicto afecta a las mujeres en todos los aspectos de sus vidas. 

PROFESORA ANA JULIA El conflicto afecta a las mujeres, primero les roba la autoestima, estar en medio de un conflicto ya eso es suficiente, las mujeres en el conflicto pierden a los esposos, a los hijos, pierden su territorio, pierden lo que es dignidad. Además el conflicto armado ha cogido la vida de las mujeres como botín de guerra, las abusan, las amenazan". 

ELIZABETH 3:40 “La intimidación, que se utilicen distintas estrategias para que se utilicen a las mujeres de la región, para poder  tener esas mezclas formar relaciones entre los que llegan intimidando y las mujeres de la guerra porque al mezclarse los hacen poseedores de la tierra, cuando ya tienes tu hijo empiezas a ejercer poder sobre el territorio y las mujeres”.

Ante la imposibilidad de denunciar, las mujeres han tenido que encontrar espacios para sanar.

MAXIMA: sanamos con esos cantos que son para divulgaciones para resistencia para la paz y eso nos ha ayudado para sanar ese dolor. Hemos ido tratando de evitar ciertas cosas porque se escuchan en todos lados y hay frases que cuentan lo que se está viviendo ya le ponen el ojo a las cantadoras y dice algo tiene que estar pasando por las letras.

El otro temor de las mujeres, es que estos grupos armados ilegales, involucren a sus hijos en el conflicto.

ANA JULIA Las mujeres no podemos seguir pariendo los hijos para alimentar la guerra. Los hijos de las mujeres que van a la guerra son los hijos de las negras, las indígenas y de las mujeres pobres, porque los hijos de las mujeres ricas no van a la guerra.

====================

Le puede interesar: