Escuche ahora

Salsa con Estilo

Con Sebastián García y Adriana Bustos


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

David Durán, el funcionario de Ecopetrol que recibió US$333.500 en sobornos de Petrotiger

Primera Página conoció todos los detalles de la acusación ante la Corte de Nueva Jersey.

Entro

Foto: Colprensa.

David Durán fue el funcionario de Ecopetrol involucrado en la recepción de sobornos por parte de la compañía de servicios petroleros Petrotiger. Recibió 333.500 dólares por su colaboración en la entrega de un contrato por 39,6 millones de dólares con Mansarovar Energy.

Primera Página logró desenredar toda la historia relacionada con ex ejecutivos y ex funcionarios de Petrotiger e inversionistas colombianos, que infringieron la ley y no sólo entregaron sobornos a cambio de un contrato, sino que se apropiaron de recursos adicionales en la adquisición de una firma en Colombia.

Petrotiger Ltd. es una empresa de petróleo y gas de las Islas Vírgenes Británicas, con operaciones en Colombia y oficinas en Nueva Jersey y, como se informó más temprano, dos de sus ex ejecutivos fueron acusados por el fiscal del Distrito de Nueva Jersey, Paul J. Fishman, de violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA por sus siglas en inglés), defraudar a PetroTiger, y para lavar las ganancias de tales crímenes.

El propósito de la conspiración era usar en secreto sus posiciones para enriquecerse por los pagos más altos que se hicieron en relación con la adquisición de una empresa colombiana, y hacer pagos corruptos a un funcionario de Ecopetrol con el fin de obtener y conservar un negocio relacionado con el contrato Mansarovar.

Historia de un soborno

Todo comenzó en Mayo de 2010, cuando los ex directivos de Petrotiger Joseph Sigelman y Knut Hammarskjold, junto con el abogado Gregory Weisman, todos de 42 años, lograron asegurar un contrato de servicios petroleros por 39,6 millones de dólares con Mansarovar Energy Colombia Ltd., a cambio del soborno que hicieron a un funcionario de Ecopetrol.

A pesar de que Ecopetrol no era la dueña del contrato, según el "indictment" o acusación ante la Corte de Nueva Jersey, sí tenía autoridad fundamental en la aprobación de los proyectos y los contratos para la prestación de los servicios petroleros en Colombia.

Curiosamente, el contrato era para prestarle servicios a Mansarovar, una curiosa fusión de intereses de chinos e indios en Colombia, que resultó ser una de las 20 principales fondeadoras de repos de Interbolsa. El contrato ha generado rendimientos para Mansarovar, a la fecha, por 3,5 millones de dólares.

Mansarovar resultó de la unión en Agosto de 2006 de Ongc Videsh Limited y la gigante China Petroleum and Chemical Corporation (Sinopec) y su chief financial officer, Juan Huang es indagado por no consultar a los directivos sobre estas operaciones de fondeo.

Con el fin de asegurar la aprobación por Ecopetrol del contrato de Mansarovar, el abogado Weisman y los dos ejecutivos, junto con otros funcionarios, pagaron sobornos a David Durán, funcionario de Ecopetrol, quien tenía la capacidad de influir en el proceso de aprobación.

Inicialmente, trataron de ocultar los pagos de sobornos al canalizar los pagos a través de la esposa de Durán, quien afirmó falsamente que los pagos fueron por servicios de consultoría, que nunca realizó. Sin embargo, la operación fracasó y los cuatro pagos por un total de 333.500 dólares se hicieron directamente a la cuenta del funcionario desde una cuenta en Nueva York.

La labor de Weisman, ex oficial y asesor general de Petrotiger, consistía en la supervisión de la cuenta bancaria de Petrotiger en Estados Unidos y la la autorización de los pagos desde esa cuenta.

En tanto, los otros dos ejecutivos estaban encargados, de la supervisión de las operaciones de PetroTiger y obtención de contratos con nuevos clientes, así como retener los contratos existentes y negociar los términos de adquisición de nuevas sociedades. Otros dos involucrados en el escándalo hacían parte del área de ventas e ingeniería de la sociedad.

Los pagos

En total, fueron cuatro pagos iguales por 66.700 dólares, los que se realizaron desde Nueva York a la cuenta de David Durán en Colombia, luego de fracasara el intento de enviarlo por medio de la cuenta del Citi que manejaba su esposa.

Para la época en que se firmó el contrato entre Petrotiger y Mansarovar, el 14 de Septiembre de 2010, el ejecutivo Joseph Sigelman envió los primeros 66.700 dólares. Los pagos siguientes se realizaron el dos, el seis y el 28 de Diciembre de 2010.

Conversaciones

El acta de acusación que reposa en una corte de New Jersey da cuenta de una serie de conversaciones entre Gregory Weisman y sus dos cómplices en Petrotiger:

- Junio 8 de 2009: Weisman envió un e-mail a Joseph Sigelman, indicando: "Por favor confirme que desea firmar una carta de acompañamiento en relación con el pago de 110.000 dólares"

- Junio 8 de 2009: Joseph Sigelman respondió a la dirección de e-mail de Weisman, declarando, "¡SÍ!"

- Junio 8 de 2009: Weisman respondió al correo electrónico, indicando, "¿Qué razón debemos poner en la carta adjunta para la pago? Además, sólo te pagaremos cuando se cierre el negocio"

- Junio 8 de 2009: Joseph Sigelman respondió a la dirección de e-mail de Weisman, declarando "¿reembolso de gastos de capital, es exagerado?, ¿Honorarios de consultoría?"

- Junio 8 de 2009: Weisman respondió: "Creo que sólo lo llamaremos "un cargo" y será muy ambiguo"

[...]
Las otras conversaciones dan cuenta de la trama que les permitió disfrazar los pagos al funcionario de Ecopetrol como una asesoría de servicios de su esposa, que nunca se prestó.

Sacaron tajada

Los ex ejecutivos de Petrotiger no sólo están acusados de haber sobornado a un funcionario colombiano, sino que además incurrieron en una conspiración para obtener beneficios adicionales en la compra por Petrotiger de una compañía en Colombia entre Junio de 2009 y Febrero de 2010 por 53 millones de dólares.

Si bien la firma no es mencionada a lo largo del "indictment" ante la Corte de New Jersey, al parecer se trataría de Inelectra, que adquirió por esa época. Previamente, en 2008, había comprado el 60 por ciento de Gómez Cajiao y Asociados y en 2009 Production Testing Services Colombia.

El ejecutivo Joseph Sigelman fue el responsable de negociar los términos de compra. En Junio de 2009, infló el valor de la compañía a adquirir en 435.000 dólares. Sin embargo, los otros dos propietarios de la empresa objetivo simplemente querían cerrar el trato y se mostraron satisfechos con el precio de oferta.

El ejecutivo de Petrotiger, en nombre de los socios de inversión, negoció el aumento del precio de compra a cambio de que les reconocieran 435.000 dólares a él y a sus socios, incluido Weisman. A su vez, impartió instrucciones para que este dinero fuera consignado en su cuenta en Filipinas, en lugar de en una cuenta en Reino Unido.

Una vez que el dinero fue transferido a la cuenta bancaria en Filipinas, Sigelman dividió el dinero, se quedó con 239.015 dólares, y repartió a Knut Hammarskjold 106.592 dólares, y Weisman recibió 51.618 dólares.

Los tres dueños de la empresa que se prestaron para también están acusados ante la Corte, así como un inversionista colombiano miembro de la Junta de Petrotiger, que invirtió 20 millones de dólares y otro que invirtió 15 millones de dólares.