Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

¿Los servicios de seguridad canina deben ser considerados como maltrato animal?

En Partida W del 8 de mayo, la animalista Natalia Parra y el exmarine Andrés Cabrera debatieron sobre si los servicios de seguridad canina son maltrato animal.

Natalia Parra y Andrés Cabrera debaten en Partida W. Foto: Partida WCon Juan Pablo Barrientos

El martes 7 de mayo, en las redes sociales de TransMilenio se publicó un video en el que se ve a un perro intimidando un usuario que intenta colarse por los torniquetes de ingreso a la estación.

La publicación informaba que los perros de seguridad contra los colados era “la nueva” estrategia para evitar que estas personas ingresen al sistema. Esta pieza digital fue eliminada minutos después.

El Director técnico de seguridad de Transmilenio, David Camacho, reveló que el trino fue borrado porque no era cierto que esta sea una estrategia nueva, ya que ha venido funcionando desde el 2016.

La polémica se despertó en redes sociales sobre el uso de estos animales para el servicio humano. Algunos colectivos ambientalistas dicen que es una forma de explotación animal. Mientras que hay quienes defienden los perros no se ven afectados.

​La discusión llegó a los micrófonos de Partida W y fue discutida por la animalista, Natalia Parra, y el exmarine especialista en perros de seguridad, Andrés Cabrera.

Parra sostuvo que el uso de perros para estos oficios se considera una forma de explotación animal. Cuestionó que se haga de estos a animales un mercado y que los perros que pierden su vida útil sean abandonados a su suerte. También relató como en algunos casos los perros son ​dejados en lugares sin condiciones aptas para que los canes tengan una vida digna. 

Por su parte, Cabrera aseguró que el entrenamiento de las unidades caninas se hace en positivo, entonces se toma en cuenta que el perro tiene un instinto que se basa en una rutina de presa,caza y cobro. También dijo que los perros no están para estar dentro de los hogares de las personas, ya que allí no tendrán un vejez feliz por lo inactivo de su vida.