Escuche ahora

Música W

Con Matheo Duarte


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Rosa Juliana Herrera Pinto, periodista, protectora animal, es #UnaMujerW

Rosa Juliana adopta, rescata, esteriliza, da alimento, y ayuda a cientos de animales que han sido maltratados o que están en condición de vulnerabilidad en Colombia

Rosa Juliana Herrera Pinto, periodista, protectora animal, es #UnaMujerW. Foto:

“Empecé a tener cuidado y amor por los animales desde muy pequeña. Soy hija de un campesino, crecí en el campo, mis vacaciones siempre fueron en contacto con la naturaleza y con toda la vida animal, de modo tal que ese gran ejemplo que tuve de mi padre, me invitó a que tuviese siempre compasión y respeto por todas las formas de existencia, especialmente por la vida animal. Luego, pasa el tiempo decidido adoptar a Máximus, mi primer perro, luego a Amarilla, una perrita violada y maltratada cruelmente en patio bonito en Bogotá y ahora recibí hace muy poco en mi hogar a Chiqui. El contacto con estos seres, dinamizar, conocerlos, saber de su amor profundo, de su lealtad hablando en cualquier corazón, a cualquier persona, es una relación tan recíproca, una relación tan nutrida de amor profundo, de lealtad, de incondicionalidad, de compañía y el sentirse además que uno puede cambiar de manera positiva la vida de otros seres.”

Rosa Juliana se autodenomina jefe de prensa de los animales, hace investigaciones de las denuncias que le llegan; las corrobora ella misma, tiene contacto con los denunciantes, y los guía para que las autoridades actúen rápida y oportunamente.

“Hay un caso que me destrozó el alma, es Negro, un perrito empalado en Bogotá, este perro cuando yo lo recibo y lo llevamos junto con otras compañeras rescatistas a la veterinaria estaba muy mal, es un perro que tenía todos sus órganos internos destrozados por el empalamiento y finalmente murió. Ver su rostro, verlo vivo, luego cuando nos entregan el cuerpo es realmente impactante. Estos casos son los más impactantes, me quiebran el alma, el corazón, muchas veces me confrontan a todos los niveles y a veces duele tanto el corazón que yo termina claramente llorando de estos casos en silencio”.

Muchos se preguntan ¿cómo hace para canalizar el dolor de tantos animales a diario?

“¿Cómo hago? Pensar en que nadie más lo haría, pensar en que ellos están realmente solos, no tienen doliente, los animales en estado de vulnerabilidad o abandono, ¿quién pelea por ellos? ¿Quién los cuida? ¿Quién los protege? ¿Quién les preserva su existencia? Por eso denunciar para mí se ha convertido en una forma de indignar a la ciudadanía, de ejercer también control político y de obligar a los ejecutores de esta ley como a la fiscalía, a los inspectores y a la policía para que tomen acciones. Hay muchas investigaciones en curso en la fiscalía que yo de verdad confío en que den buenos resultados, esto qué significa, sanciones ejemplarizantes”.

Existen varias maneras de ayudar a un animal maltratado.

“Nosotros en Bogotá contamos con un instituto de protección animal, lo que pasa es que la demanda de casos también desborda la capacidad institucional, en ese caso lo que se debe hacer para casos de Bogotá es llamar a la línea 123 para los animales en estado de abandono que se encuentran o atropellados o heridos, o que han sido maltratados, lo más importante es siempre tener pruebas, videos, fotografías, audios, sin las pruebas el caso se cae, no existe. No puede ser una denuncia especulativa, ni puede ser una sensación que nos produzca que de pronto están maltratando a un animal, tiene que ser con pruebas fehacientes. Adicional a esto, sí ya nos vamos por fiscalía, aperturar este proceso en la entidad, que aquí en Bogotá se hizo apertura recientemente de un grupo élite que investiga estos casos”.

Rosa Juliana Herrera Pinto, periodista, protectora animal, es #UnaMujerW