Actualidad

Rubén Darío Guerra es el segundo condenado por el cartel de la hemofilia en Córdoba

El hombre pagará una condena de cinco años en su casa.

(Thot)

Por decisión del Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Montería, Rubén Darío Guerra Gil, también considerado “cerebro” del cartel de la hemofilia en Córdoba, pagará una condena de cinco años en su casa y no en cárcel Las Mercedes de Montería, donde actualmente se encuentra recluido.

De acuerdo con lo establecido, el hombre permanecerá en el penal durante seis meses y posteriormente sería trasladado a su vivienda para cumplir con la condena impuesta.

El beneficio lo habría obtenido gracias a un preacuerdo con la Fiscalía en febrero de 2017, cuando se entregó a las autoridades para colaborar con la justicia en este escándalo de corrupción por el cual se desviaron más de 40 mil millones de pesos.

Guerra Gil, a través de su entonces Ips San José de la Sabana, contrató con la Gobernación de Córdoba cerca de 7 mil millones de pesos para tratar falsos pacientes con hemofilia en el departamento.

La condena se dio por los delitos de peculado por apropiación en concurso con concierto para delinquir y falsedad en documento privado. Además, deberá pagar 25 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes.

Después de Alfredo Ceballos, esta es la segunda condena que se conoce en el departamento por este escándalo de corrupción.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad