Ciudades

Selecciona tu emisora

Envío de ayuda a Venezuela: ¿estrategia política o necesidad urgente?

El envío de ayuda humanitaria se ha convertido en la primera acción concreta de Guaidó para aislar a Maduro en medio de la escasez de alimentos y medicinas que existe en Venezuela.

La ayuda humanitaria de Estados Unidos a Venezuela empezó a llegar a la ciudad fronteriza de Cúcuta el jueves 7 de febrero de 2019. Foto: Agencia Anadolu

El envío de ayuda humanitaria a Venezuela proveniente de Estados Unidos que ha empezado a llegar a la ciudad colombiana y fronteriza de Cúcuta se ha convertido en la primera acción del presidente de la Asamblea Nacional y autoproclamado jefe de Estado interino venezolano, Juan Guaidó, que abiertamente desafía el mandato de Nicolás Maduro.

Para Guaidó, la entrada de ayuda humanitaria a su país a la que se opone Maduro es una necesidad urgente para un país donde hay escasez de alimentos, pero sobre todo falta de medicinas e insumos para hospitales.

Le puede interesar: Guaidó califica de crimen lesa humanidad impedir ingreso de ayuda humanitaria

“Hasta agosto de 2018 se mantenía la escasez de 79,9% en medicamentos para controlar la hipertensión, 83,3% para diabetes, 85% para diarreas y 95,6% para infecciones respiratorias agudas”, informó la organización venezolana Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida) en un reciente informe.

Uno de los aspectos más críticos de la escasez es la falta de insumos para las unidades de diálisis en Venezuela, que impide que al menos 11.000 personas se practiquen sus tratamientos.

No recibir una terapia de diálisis es igual que ahorcar a una persona hasta morir. Eso está pasando en Venezuela con más de 11.000 personas”, afirmó Francisco Valencia, director de Codevida.

La falta de electricidad también ha afectado al sector de la salud. La organización denunció que 49 personas han muerto por fallas eléctricas en 40 hospitales del país, entre el 15 de noviembre de 2018 y el 15 de enero de 2019.

Le sugerimos: Guaidó dice que si Gobierno se opone venezolanos abrirán el canal humanitario

Codevida ha denunciado, además, que el 94% de la población de su país no cuenta con ingresos suficientes para pagar los precios de una canasta de alimentos y de servicios básicos. “Con una caída de la producción nacional mayor a 60% y de las importaciones en más de 70%, la población venezolana enfrenta una escasa disponibilidad de alimentos”, indicó.

La organización describió que el 64% de los venezolanos había perdido unos 11 kilogramos de peso entre 2016 y 2017 por el acelerado deterioro del consumo de alimentos en la cantidad y calidad necesarias.

El informe detalló que el 80% de los hogares de su país vive en inseguridad alimentaria debido al cierre de establecimientos, la escasez y costos de los alimentos y las dificultades para cocinar por falta de agua, gas y electricidad.

Para la ONG, la generalización de la pobreza es resultado de la pérdida del valor de la moneda nacional debido a la hiperinflación que, según el Fondo Monetario Internacional, se estima para 2019 en 10.000.000%.

El 33% de los niños entre 0 y 2 años de sectores pobres tiene retardo de crecimiento según el indicador talla/edad; exponiéndolos a irremediables trastornos del desarrollo y enfermedades a futuro”, indicó la organización.

Codevida detalló que Venezuela se encuentra entre los países del mundo con grave inseguridad alimentaria. “El derecho humano al acceso, disponibilidad y utilización de los alimentos, en la cantidad y calidad necesaria para un consumo adecuado, se ha hecho imposible para la mayoría de los venezolanos”, sostuvo.

Para la organización, la escasez de alimentos ha impactado con más fuerza en niños, mujeres embarazadas, ancianos, personas con enfermedades crónicas y los habitantes en zonas de difícil acceso geográfico.

“La falta de nutrientes, calorías y proteínas, entre la concepción y el final de los dos años de vida, representa una amenaza para el crecimiento y desarrollo físico, mental y social de las nuevas generaciones”, mencionó la organización.

A ese escenario descrito por Codevida también se le suman denuncias de Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, quien ha pedido que se permita la entrada de ayuda humanitaria sin otorgarle a esa acción algún condicionamiento político.

“Le exigimos a la persona que tiene dentro de su competencia el permitir que se ingrese esta ayuda, que es una obligación, de lo contrario estarían incursos en un delito de lesa humanidad, porque estarían colocando en grave situación la vida de los venezolanos, que hoy dependen de esta ayuda”, advirtió Contreras en una rueda de prensa.

Contreras afirmó que si no se permite el ingreso de la ayuda humanitaria, se pondría “en grave situación la vida de los venezolanos que hoy dependen de esta ayuda. Hoy tenemos pacientes trasplantados que tienen una semana sin recibir el tratamiento".

La urgencia de la ayuda humanitaria contrasta, sin embargo, con el hermetismo que existe sobre la forma en que será distribuida. El director general de la Cruz Roja Venezolana, Mario Santimone, aseguró que la organización que lidera está preparada para distribuir la ayuda en su país, pero descartó ayudar en su ingreso.

“En ninguna parte del mundo, la Cruz Roja participa en el ingreso de la ayuda humanitaria, nosotros participamos en la organización y distribución una vez se encuentre en el país. Nadie le ha pedido a la Cruz Roja Venezolana colaboración en cuanto al tema del ingreso de la ayuda humanitaria”, sostuvo Santimone en un programa radial local en la cadena Onda.

La posición de la Cruz Roja para Daniel Cubilledo, doctor en relaciones internacionales, podría deberse a que la organización entiende que no hay un acuerdo con el Gobierno de turno para el ingreso de la ayuda humanitaria, la cual no puede ser impuesta.

Cubilledo menciona que, aunque existe una escasez en Venezuela, que es incluso reconocida por Maduro, “la realidad de la escasez es tan cierta como la intención política de la oposición en todo el tema de ayuda humanitaria”.

Para Cubilledo, el envío de ayuda humanitaria de Estados Unidos a Venezuela, sin desconocer la escasez que vive el país, “es una estrategia política de Juan Guaidó y la oposición”. El experto aseguró a la Agencia Anadolu que en el supuesto de que Maduro niegue la entrada de la ayuda que se sitúa en Cúcuta, “la oposición tratará de redoblar la presión internacional y la ofensiva diplomática y convocaría nuevas movilizaciones”.

Mauricio Jaramillo, investigador de la Universidad del Rosario de Colombia y exasesor de la Unasur, coincide con Cubilledo en que la posible entrada de ayuda humanitaria a Venezuela busca aislar a Maduro, aunque la considera una acción donde muchos países coinciden en que es urgente dada la escasez, al margen de su posición sobre las causas de la crisis en el país.

“Siento que Guaidó quiere mostrar que él es presidente, ya no tanto en el plano retórico sino con acciones y me parece que uno de los grandes retos para él como presidente interino es gestionar esa ayuda humanitaria que algunos países han anunciado que van a entregar solo a él para que sea la oposición la que gestione”, aseveró Jaramillo a la Agencia Anadolu.

Según Jaramillo, la decisión de poner a Guaidó a liderar la llegada de ayuda a Venezuela “se hace para arrinconar aún más y aislar a Maduro, al quitarle una facultad que es muy importante en una Venezuela golpeada por una hiperinflación que hace rato se le salió de las manos al Gobierno”.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) afirmó que la ayuda humanitaria incluye kits de alimentos e higiene suficientes para alimentar más de 5.000 venezolanos durante 10 días, que incluyen artículos como aceite vegetal, harina, lentejas y arroz.

Usaid informó además que la ayuda contiene kits de higiene que contienen jabón, cepillos de dientes y crema dental, y otros artículos de higiene personal, suficientes para más de 7.500 venezolanos por 10 días.

La ayuda también están conformada por suplementos nutricionales para tratar unos 6.700 menores con malnutrición moderada durante aproximadamente dos meses. Incluye, además, galletas de alto contenido energético para ayudar a 10.000 niños por un mes.

También consta de kits médicos de emergencia que contienen suministros médicos y productos farmacéuticos que pueden salvar vidas y que se pueden usar en hospitales y centros de salud comunitarios.

Maduro se ha mantenido en que no permitirá el ingreso de la ayuda a su país, mientras que Guaidó ha pedido a las fuerzas armadas que no obstaculicen el ingreso de los camiones cargados con medicinas y alimentos en una acción que se da en una Venezuela partida en dos a nivel local e internacional con Estados que solo reconocen al oficialismo y otros que solo legitiman a la oposición.

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?