Escuche ahora

La W

Con Vicky Dávila


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Le retiran facultades a sacerdotes colombianos que encontraron teniendo sexo oral en Miami

El pasado 3 de Septiembre dos sacerdotes colombianos fueron encontrados teniendo sexo oral dentro de un vehículo en Miami Beach.

Esto ocurría en la avenida Ocean Drive y la calle 13, una de las zonas más famosas y concurridas de la ciudad. Llena de peatones, restaurantes y parques. Foto: Getty Images

La policía del área recibió una llamada de un testigo que vio lo que estaba ocurriendo dentro de un vehículo Volkswagen Beetle negro. 

El teniente Ernesto Rodríguez del departamento de Policía de Miami Beach explica lo que ocurrió cuando llegaron al lugar: “Al momento que llegan encuentra ese carro a los dos hombres adentro teniendo sexo oral, el oficial tiene que tocarle a la ventana pare que sepan que el oficial estaba ahí.  Es muy importante notar que a las 3:30 de la tarde, a pleno día, el vehículo no tenía el cristal oscuro y se veía de todo. A menos de una cuadra habia un parque de niños”.

Esto ocurría en la avenida Ocean Drive y la calle 13, una de las zonas más famosas y concurridas de la ciudad. Llena de peatones, restaurantes y parques. 

Los dos sacerdotes fueron arrestados y identificados como Diego Berrío de 39 años, y Edwin Giraldo-Cortés de 30.

Berrío era quien le practicaba sexo oral a Giraldo-Cortez. Se presentaron cargos en su contra por conducta lasciva y exposición indecente. Desde entonces, ambos fueron liberados bajo fianza.

El sacerdote Diego Berrío pertenece a la Arquidiócesis de Chicago y fungía como Pastor de la parroquia Misión de San Juan Diego. Testimonios de sus feligreses lo describen como un cura bueno, comprensivo y querido por la comunidad. 

Lula Godoy quien conoce al Padre Diego y visitaba su iglesia reaccionó así al escándalo: “Muchísimo asombro y tristeza de verdad porque la verdad la verdad, yo personalmente nunca me esperaba que fuera a pasar a eso. Por otro lado entiendo que es un ser humano, y no se le puede juzgar porque el único que lo va a juzgar es Dios, nuestro señor.” 

Así como este le da apoyo, también hay quienes ven esta conducta como imperdonable. En un comunicado a la prensa, el cardenal Blase J. Cupich, arzobispo de Chicago, anunció que lo había removido de la Parroquia San Juan Diego y retiró sus facultades para continuar como sacerdote en la Arquidiócesis de Chicago. 

Sin embargo, el Padre Diego puede aplicar a otro trabajo dentro de la Arquidiócesis de Chicago, pero esta asegura le tocará superar una exhaustiva verificación.

El otro sacerdote, el Padre Edwin Giraldo Cortés, pertenece a la diócesis de Soacha, en Colombia, y estuvo ejerciendo como sacerdote externo en la Parroquia St. Aloysius en Chicago durante el mes de Agosto. 

Monseñor José Daniel Falla Robles de la Diócesis de Soacha señaló cuáles serán las consecuencias que enfrentará el padre Edwin: “De acuerdo con la normatividad de la iglesia ya expedido un decreto por el cual se le han retirado las facultades ministeriales al sacerdote”.

En cuanto a lo necesario para que pueda volver a ejercer como sacerdote ministerial: “Requerirá seguramente algún tipo acompañamiento a nivel psicológico, a nivel de dirección espiritual durante un largo tiempo. Donde se pueda comprobar un poco que ya nuevamente estaría en capacidad de volver a asumir una labor que ayude a que la iglesia siga creciendo y que no vaya a haber ningún escandalo posteriormente.” 

La historia de ambos sacerdotes antes de lo ocurrido no presentaba ningún tipo de antecedentes. 

Le puede interesar: