Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Los trueques no paran entre campesinos en Boyacá

El párroco de nuevo Colón, Jaime Barón rescató la estrategia que ya adelantado con varios municipios de Boyacá y dos de Cundinamarca.

El párroco pide a los boyacenses empezar hablar el mismo idioma de la fraternidad, la solidaridad y de colaborar.. Foto: La W

Una mañana un campesino se acercó al párroco de Nuevo Colón, Jaime Barón, para donar 500 canastillas de pera con el fin de destinarlos a los menos favorecidos, el religioso agradeció y las llevó al banco de alimentos de la arquidiócesis de Tunja, donde solo le recibieron 80.

El padre Barón no sabía qué hacer con las 420 canastillas restantes, entonces se le vino la idea de llamar al alcalde de Paipa, Fabio Medrano, y plantearle un trueque de frutas por carbón. “Le dije ingeniero tenemos esta idea usted nos puede recibir la pera para que no se vaya a perder en el municipio y usted le da allá a las personas que tienen hambre”.

En ese trueque fue clave Ricardo Avellaneda del sector del carbón dice que donó siete toneladas para los campesinos de Nuevo Colón, y como queriendo guardar bajo perfil dice: “yo doné el carbón, pero yo no fui por allá a Nuevo Colón, para que voy ser mentiroso eso todo lo hizo el alcalde”.

Esa primera experiencia llevó al padre Barón a animar a los campesinos para realizar otro intercambio, esta vez con Cundinamarca con el apoyo de los dos gobiernos departamentales de Ramiro Barragán y Nicolas García para dar frutas por abono.

Leonardo Pulido, productor de manzanas, dice que la experiencia fue buena porque nosotros les dimos peras y ellos nos dieron abono.

Y es que los trueques se han realizado Jenesano, Tibaná, Sáchica y Villa de Leyda de donde es Miguel Ángel Beltrán que con el apoyo del alcalde Javier Castellanos intercambio tomates, cebolla y lechuga por peras, manzanas y calabazas.

Sin embargo, otro campesino Mario Andrés Sosa, hace un llamado: “Necesitamos que el Gobierno Nacional para atención, este es el patrimonio que tenemos. Aquí generamos mucha mano de obra”.

El padre barón, cerebro de los trueques, pide a los boyacenses empezar hablar el mismo idioma de la fraternidad, la solidaridad, de colaborar y aprender a servir a los demás, porque según él está pandemia “nos debe llevar a cambiar el sentido el egoísmo que va dañando a la propia humanidad”.