Internacional

Mahsa Amini murió de enfermedad y no a “golpes”, según autoridades de Irán

Mahsa Amini, una mujer kurda iraní de 22 años, fue detenida por la policía de la moral en Teherán por no respetar el estricto código de vestimenta para mujeres.

Homenajes a Mahsa Amini. (Photo by Bonnie Cash/Getty Images) / Bonnie Cash

Las autoridades iraníes afirmaron el viernes que la muerte de Mahsa Amini no fue causada por “golpes”, sino por las secuelas de una enfermedad, tres semanas después del inicio de las manifestaciones desencadenadas por la muerte de la joven durante su detención.

Mahsa Amini, una mujer kurda iraní de 22 años, detenida el 13 de septiembre por la policía de la moral en Teherán por no respetar el estricto código de vestimenta para las mujeres en Irán, murió tres días después en el hospital.

Los activistas afirman que sufrió una herida en la cabeza durante su detención. Las autoridades iraníes niegan todo contacto físico entre la policía y la joven y esperaban los resultados de la investigación.

Lea también en La W:

Su muerte desencadenó protestas en el país y movimientos solidarios en todo el mundo.

Las manifestaciones, las más importantes en Irán desde las de 2019 contra el aumento del precio de la gasolina, fueron reprimidas con sangre.

Al menos 92 personas murieron desde el 16 de septiembre, según un último balance de la ONG Iran Human Rights con sede en Oslo, mientras que un balance oficial da cuenta de unos 60 muertos, entre ellos 12 miembros de las fuerzas de seguridad.

“La muerte de Mahsa Amini no fue causada por golpes en la cabeza y órganos vitales”, sino que está relacionada con “una intervención quirúrgica de un tumor cerebral a la edad de ocho años”, según un informe de la Organización Médico Legal iraní.

El padre de la joven, Amjad Amini, había indicado que su hija estaba “en perfecta salud”.

“El 13 de septiembre, (Mahsa Amini) perdió repentinamente el conocimiento y se desplomó. Sufrió un trastorno del ritmo cardíaco y una caída de la tensión arterial”, añadió el informe publicado por la televisión estatal.

“A pesar de su traslado al hospital y de los esfuerzos del personal médico, falleció el 16 de septiembre a causa de una insuficiencia de órganos múltiples causada por una hipoxia cerebral”, según la misma fuente.

Fuentes color rojo sangre

La protesta en Irán toma nuevas formas con fuentes coloreadas en rojo por artistas en referencia a la represión sangrienta de las manifestaciones, denunciada y sancionada por la comunidad internacional.

El jueves, Estados Unidos anunció sanciones económicas contra siete altos funcionarios iraníes por su papel en la represión.

El ministro del Interior, Ahmad Vahidi, “instrumento clave del régimen en la represión”, y el de Comunicaciones, Issa Zarépour, “responsable del vergonzoso intento de bloquear internet”, figuran entre las personas sancionadas, según un comunicado del Departamento del Tesoro.

Estados Unidos ya había anunciado el 22 de septiembre una salva de sanciones contra la policía de la moral iraní y varios responsables de la seguridad.

También anunció nuevas sanciones Canadá, que prohibió el ingreso “para siempre” a 10.000 funcionarios de Irán, al que calificó como régimen “asesino”. Y Francia recomendó a sus ciudadanos dejar el país por el riesgo de “detención arbitraria”.

El estricto código de vestimenta de la República Islámica de Irán obliga a las mujeres a llevar el velo islámico, y son ellas las que están a la vanguardia de las protestas en Irán, según los videos difundidos.

En los últimos días, algunas estudiantes organizaron manifestaciones en varias regiones durante las cuales se quitan el velo o gritan consignas hostiles al régimen.

En un video verificado por la AFP, unas jóvenes, con la cabeza sin velo, gritaron “Muerte al dictador”, en referencia al líder supremo Ali Jamenei, el lunes en una escuela de Karaj, al oeste de Teherán.

Muerte de una adolescente

El Fiscal General de Irán, Mohamad Jafar Montazeri, reconoció la participación de las jóvenes en las protestas y denunció la influencia de las redes sociales.

El jueves, la justicia iraní negó que una adolescente de 16 años, Sarina Ismailzadeh, hubiera sido abatida en la provincia de Alborz (noroeste) por las fuerzas de seguridad durante las protestas, afirmando que se había “suicidado saltando de un edificio”.

La oenegé Iran Human Rights señaló el viernes que el gobierno presionó a la familia de Sarina para “forzarla a repetir la versión oficial de suicidio”.

Según la ONG, cuando la familia identificó al cuerpo, había “múltiples heridas claramente visibles en su rostro, y el lado derecho de su frente estaba totalmente aplastado por la fuerza de los golpes”.

El miércoles, la justicia iraní rechazó cualquier relación entre la muerte de otra adolescente de 16 años, Nika Shakarami, y las manifestaciones en Irán.

Desde el inicio de la protesta, el régimen ha detenido a conocidos partidarios del movimiento e impuesto severas restricciones al acceso a las redes sociales.

Irán acusa reiteradamente a fuerzas externas de avivar las protestas, en particular a Estados Unidos, su enemigo jurado.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad