Ciudades

Selecciona tu emisora

Diego Cadena y su particular ejercicio del Derecho

Tras casi tres años oyendo interceptaciones legales al abogado Diego Cadena, Daniel Coronell ha aprendido a conocerlo a fuerza de oírlo.

Diego Cadena amaneció libre este 14 de octubre, pero por vencimiento de términos y no porque no existan pruebas contra él. Foto: Colprensa / ÁLVARO TAVERA

Diego Cadena y su particular ejercicio del Derecho

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Diego Cadena amaneció libre este 14 de octubre, pero por vencimiento de términos y no porque no existan pruebas contra él. Hay muchas, pero hoy, en El Reporte Coronell, quiero hablarles más bien de las características de su personalidad.

Llevo casi tres años oyendo interceptaciones legales al abogado Diego Cadena. A fuerza de oírlo, creo que he aprendido a conocerlo. Es embustero, ignorante, no conoce el significado de algunas palabras que usa con el propósito de fingirse culto. Es también machista, homofóbico, inseguro, alardea de sus conquistas amorosas, le gustan las armas y guardar plata en efectivo.

La mejor definición de sí mismo la hizo ante una amiga suya, a quien le contó que era un “Abogángster”.

Su particular ejercicio del derecho lo ha llevado a caminar fronteras complicadas. Cadena no es el hombre para armar un alegato jurídico coherente, ni menos para sostenerlo en una audiencia.

En cambio, es el preciso para entrar a una cárcel a escribir de su puño y letra una declaración que firme un preso. O para grabar el video que le sirva a su cliente y sacarlo del patio carcelario para que aparezca obrando en un proceso.

Diego Cadena se expresa con dichos, que él considera graciosos, aunque algunos parecen salidos de una película de bandidos: ¿A quién hay que prenderle el fósforo?, ¿Qué hay que hacer que no dé tanta cárcel?

“Eso se va a ir como en viuda”, concluye el abogado Cadena. Cuyas conversaciones están llenas de ordinarieces para referirse a las mujeres, como esta que sostiene con un coronel que escolta al expresidente Álvaro Uribe

Según el diccionario, “viáticos” son los fondos que se le dan a alguien para viajar. Los presos no viajan, pero Cadena llama “viáticos” a pagos en efectivo.

El preso Carlos Enrique Vélez cuenta que él nunca buscó a Cadena. Fue al revés.

Que le dieron plata, no hay la menor duda. Está probado en el proceso. Cadena lo acepta. Lo único que discute es el monto.

También le hizo favores jurídicos a Vélez y se los ofreció al testigo preso Juan Guillermo Monsalve, a quien le dijo que gratuitamente presentaría un recurso ante la Corte Suprema.

Eso también está demostrado en numerosas conversaciones. La más célebre es esta entre Cadena y el expresidente Álvaro Uribe.

Una interceptación que prueba no solamente que Cadena le ofreció un favor jurídico al testigo, sino que lo hizo con autorización.

Escucha la radio en vivo

W Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

WRadio Colombia

Compartir

W Radio

¿Desea ser el primero en conocer las noticias y los personajes de Colombia y del mundo?