Escuche ahora

El Leit Show

Con Carlos Montoya, Daniela Arias, Eduardo Peña, Esteban Vásquez y Edgar Ibarra


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El colombiano que no quiso regresar de Wuhan ante la emergencia por el coronavirus

Néstor Julián Vélez manifiesta que al ser el epicentro del coronavirus, China ya tiene avanzado el proceso de diagnóstico de casos y el tratamiento efectivo.

Néstor Julián Vélez, un estudiante de nacionalidad colombiana que se encuentra en China, contó en Sigue La W por qué no optó por regresar de Wuhan. Foto: Captura de video

Néstor Julián Vélez, un estudiante de nacionalidad colombiana que se encuentra en China, contó en Sigue La W por qué optó por no regresar de Wuhan ante la emergencia por el brote de coronavirus (Covid-19) que ya ha dejado 2.592 personas fallecidas y cuya tasa de contagio ya ronda las 77.000 en el mundo.

“Me siento más seguro acá en la ciudad (…) el sistema de salud colombiano es un poco más débil que el de China. Sería más difícil tratar una epidemia como esta”, explica el joven, quien asegura que los otros colombianos con quienes ha tenido contacto o se han manifestado en el grupo que tienen ('Colombianos en Wuhan'), han dicho que están muy bien de salud.

Así, Vélez manifiesta que al ser el epicentro del coronavirus, China ya tiene avanzado el proceso de diagnóstico de casos y el tratamiento efectivo. Además, afirma que de todo lo que él pudiera necesitar, aun siendo extranjero, el Gobierno chino se encargaría.

“Ha pasado que los médicos que han luchado en primera línea se han contagiado del coronavirus. Me quedo aquí consciente de que estoy seguro y de que todo mejorará”, indica el joven.

Respecto al grupo de colombianos que serán repatriados en los próximos días, Vélez comenta: “Cada uno tiene sus razones sobre por qué se va. Unos sienten pánico, otros tienen familia. Eso lo entiendo y lo respeto perfectamente, pero también sé de otros extranjeros que se sienten igual que yo”.

Así, el joven manifiesta que deben ser solidarios y extender la mano en tiempos de dificultad al Gobierno chino, pues cuenta con “psicólogos que me escriben día y noche diciendo que están dispuestos a hablar conmigo. Me siento muy bien”.