Escuche ahora

En Casa con La W

Con Sebastián García y Eduardo peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El Gobierno hizo recomendaciones a conductores exentos del aislamiento preventivo

Exceso de velocidad durante la cuarentena, una de las mayores preocupaciones de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

El Gobierno hizo recomendaciones a conductores exentos del aislamiento preventivo. Foto: Colprensa

La Agencia Nacional de Seguridad Vial hizo un llamado a los diferentes actores viales que serán objeto de excepciones para que eviten materializar cuatro riesgos en la conducción que pueden suscitarse en la temporada de aislamiento preventivo ordenada por el Gobierno, entre ellas se encuentra:

Alerta frente al exceso de velocidad.

Toda vez que las vías presentan una evidente descongestión, se incrementa el riesgo de exceder los límites de velocidad por parte de los actores viales con excepción a las medidas ya conocidas. Los reportes preliminares del ONSV indican que el año pasado se presentó en promedio un siniestro por esta causa cada 4 horas. Infortunadamente estos hechos le significaron la muerte a 119 personas y lesiones graves a 877 más.  En el informe, la Agencia, recordó que se estima que un peatón que sea arrollado por un automotor que viaje a 30 km por hora tiene 85 % probabilidades de no perder la vida. Sin embargo, si el vehículo se desplaza a 50 km por hora este índice de probabilidad se reduce a 20%.

Alerta frente a Micro sueños e hipnosis al volante.

Según la ANSV, es muy probable que este fenómeno afecte especialmente a los conductores de vehículos de carga, toda vez que ante la ausencia de vehículos en carretera, posiblemente muchos conductores opten por recorrer trayectos largos sin las pausas necesarias. De acuerdo con el Observatorio Nacional de Seguridad Vial durante el 2019 se registraron 512 siniestros viales de gravedad en el país por exceso en horas de conducción. De ellos, 107 generaron lesionados, 28 fallecidos y 377 sólo daños materiales.

Un micro sueño se caracteriza por durar tan sólo unos segundos en los que el cerebro pareciera “desconectarse”. Es tan corto que muchos conductores ni siquiera se percatan, sin embargo, estos espacios de desconexión al volante elevan al máximo la probabilidad de un siniestro vial. Si un conductor tiene un microsueño mientras se desplaza a 80 kilómetros por hora puede llegar a recorrer 45 metros sin ningún tipo de atención, reacción y discernimiento. 

Por otra parte, es necesario recordar que la hipnosis al volante consiste en olvidar partes del trayecto porque el conductor ejecuta esta acción de forma automática. Se puede producir por varios factores, entre ellos: paisajes altamente repetitivos, fatiga, cansancio o exceso en horas de conducción. Lo grave de esta situación es que este “trance” disminuye la capacidad de reacción de los conductores siendo más propensos a ocasionar un siniestro vial.

Distancia de Vida.

Muchas de las personas que deben seguir movilizándose por cuestiones laborales y que están expresamente detallados en el decreto presidencial utilizan la bicicleta como un medio de transporte, ante este panorama, la Agencia Nacional de Seguridad Vial, insiste en la importancia de que los conductores cumplan la Ley 1811 de 2016 y respeten la distancia de vida cuando circulen cerca de ciclistas. Un metro con cincuenta centímetros (1.50 metros) es lo que cualquier persona que se mueve en bicicleta necesita para mantener la estabilidad.

Durante el 2019 fallecieron infortunadamente 415 ciclistas, de los cuales el 25 % fue arrollado por un vehículo de carga (105 fallecidos), el 22 % por un motociclista (91) y el 19.5 % (81) por un vehículo particular.

Sobre la embriaguez.

Según el informe, especialmente en sector rural aún persisten usuarios viales irresponsables que conducen bajo los efectos del alcohol o “enguayabados”. La ANSV insiste en que estadísticamente un conductor en estado de embriaguez tiene 140 más posibilidades de accidentarte que un conductor sobrio. A nivel psicomotor, la capacidad del conductor se ve afectada aumentando el tiempo de decisión y de reacción. Se afecta la capacidad para juzgar la distancia, velocidad o precisión para seguir la trayectoria. El alcohol produce apatía y somnolencia en los conductores, reduciendo la percepción del riesgo.  A nivel físico, la vista del conductor sufrirá una reducción de su capacidad para seguir objetos, perdiendo campo de visión y vista periférica.

Durante el año 2019 perdió la vida un colombiano por esta causa cada 2 días en promedio, mientras un usuario vial resultó gravemente herido cada 12 horas aproximadamente.

Finalmente, la Agencia Nacional de Seguridad Vial explicó que para evitar la materialización de este tipo de riesgos, la misma en coordinación con la Policía de Tránsito y los Agentes Municipales desarrollarán una serie de controles y acciones pedagógicas.