Escuche ahora

Boogie Nights

Programación W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El grave error que cometen los padres en diciembre con sus hijos

Actualmente los menores de edad comienzan a consumir alcohol a los 13 años.

Actualmente los menores de edad comienzan a consumir alcohol a los 13 años.. Foto: Getty Images

El consumo de alcohol en menores de edad es un fenómeno que ha preocupado con mayor interés en los últimos años, particularmente en época de fiestas navideñas el consumo de alcohol aumenta, lo que prende las alarmas pues es perjudicial para la salud de los niños y jóvenes. Por ejemplo, puede generar problemas de ansiedad y depresión a futuro.

De acuerdo con una investigación de la organización “Nuevos Rumbos” apoyada por Bavaria, el 70% de los menores de edad han pedido a un adulto que les compren bebidas alcohólicas, es decir los mayores de edad “acolitan”, de cierto modo, que los adolescentes consuman alcohol a temprana edad.

Adicional a eso, la encuesta sugiere que el 66% de los jóvenes considera fácil o muy fácil conseguir alcohol y aún más alarmante, el 93% ha estado en fiestas en donde sirven bebidas alcohólicas a menores de edad.

Dentro de la investigación se estableció que si bien, muchos adultos no están de acuerdo con el consumo de bebidas alcohólicas a menores, en la mayoría de casos el ambiente familia y las tradiciones culturales han influido notablemente en este fenómeno.

“El consumo de alcohol, tanto en adultos como en menores de edad, está asociado a las situaciones sociales, pero además padres y adolescentes consideran que ingerir alcohol es un elemento normalizado de la cultura en donde muchos asumen que ‘fiesta sin alcohol no es fiesta’” afirmó el estudio.

Otro hallazgo que se confirma con esta encuesta, es que los adolescentes y los adultos consideran que la presión o la influencia de pares, familiares o del entorno en sí, aumenta las 170 probabilidades de iniciarse manera temprana en el consumo de alcohol.

Debido a esto, la investigación concluye que es necesario que se concientice a los adultos sobre la necesidad de cuidar a los menores y restringir el acceso al alcohol y no solo a los padres de familia, sino a los demás integrantes como abuelos y tíos que, como figuras de autoridad, también influyen en la toma de decisión de los adolescentes.

Por eso es importante, y necesario, que los padres de familia tomen conciencia sobre lo peligrosos que pueden ser los adagios populares como “es mejor que el niño aprenda a tomar en la casa” pues pueden estar haciéndole un daño irreversible a sus pequeños.