Escuche ahora

La música del mundo

Con Sebastián García (@JuanSeGarciaA)


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

“El primer paciente del marcapasos en Colombia fue un sacerdote”: Jorge Reynolds Pombo

El ingeniero manifestó que en estos momentos está haciendo investigaciones con el corazón de las abejas.

Ingeniero Jorge Reynolds Pombo. Foto: Redacción W Radio

El invitado al Encierro de este martes 30 de junio fue el ingeniero Jorge Reynolds Pombo.

“Es un ingeniero electrónico que ha sido reconocido internacionalmente por sus aportes a la ciencia, y somos muchos los que nos hemos beneficiado de sus investigaciones. Su vinculación a la Fundación Shaio le permitió trabajar sobre un elemento que hoy constituye una formula salvadora para las personas afectadas por la arritmia”, así lo recibió Alberto Casas.

Ingeniero Jorge Reynolds Pombo habló sobre la arritmia, “son trastornos de sistemas químicos además del sistema de conducción del corazón”.

El primer paciente del marcapasos en Colombia fue un sacerdote ecuatoriano, quien vivió 18 años con marcapasos, pero a medida que pasaban los años íbamos avanzando en el aparato. El sacerdote murió a los 102 años”, manifestó.

Por otro lado, dijo que le llegaron varias propuestas a nivel internacional, “hubo magnificas conexiones con los grandes fabricantes de marcapasos de la época, y hemos diseñado varios marcapasos para diferentes países”.

Le puede interesar:

Por otro lado, explicó sobre su investigación con los corazones de las ballenas, “en Colombia nadie sabía que las ballenas venían al Pacífico todos los años, y finalmente hicimos los electrocardiogramas a ballenas que no estaban en cautiverio […] fueron muchas ballenas, trabajábamos años en la Costa colombiana, en la Patagonia Argentina y en Alaska, y fuimos también mejorando con la Armada Nacional los sistemas para poder tomar la actividad cardiaca de las ballenas”.

Finalmente contó sobre las investigaciones con el corazón de las abejas, “en estos momentos estoy trabajando en el corazón de las abejas. Es un corazón muy pequeño, creamos todos los equipos en la Clínica Shaio y comenzamos un trabajo experimental, aunque con la pandemia está un poco quieta la investigación. Pero estamos trabajando en un monitor para los pacientes con COVID-19”.