Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fraternal abrazo entre presidente Duque y patrullero herido en Antioquia

Es guía canino y trabajó en la Dirección de Antinarcóticos, en el área de erradicación de cultivos ilícitos.

Fraternal abrazo entre presidente Duque y patrullero herido en Antioquia . Foto: Redacción W Radio

El Presidente Iván Duque extendió   un saludo al patrullero José Fernando Carvajal Rueda, de 23 años, oriundo de Bucaramanga y quien lleva cuatro años en la Policía Nacional.

Fue víctima de una mina instalada alrededor de cultivos de hoja de coca por el ELN, en Tarazá, Antioquia.

Es guía canino y trabajó en la Dirección de Antinarcóticos, en el área de erradicación de cultivos ilícitos. 

En Tarazá Antioquia, trabajaba como guía canino, revisando los caminos y cultivos para prevenir que campesinos, indígenas o uniformados pisaran minas antipersonas puestas por grupos al margen de la ley. 

Siempre trabajó con Hulk, un perro que lo acompañaba en su labor, pero aproximadamente 20 días antes ya no contaba con este compañero al entrar en su proceso de jubilación.

Cuando patrullaba por esta zona lo hacía en compañía de Tara, un perro antinarcótico que notó la presencia del artefacto, el cual fue pisado por Carvajal. Esto fue el 10 de noviembre del año anterior. Debido a la gravedad de las heridas, el cuerpo médico debió amputar sus piernas. 

El uniformado duró duro 4 días en estado de coma y casi 15 días en cuidados intensivos en un centro asistencial de Montería. Conforme pasó el tiempo se dio cuenta de que no iba a volver a caminar: “a pesar de que en este momento no tengo piernas, puedo decir con mucho orgullo que Dios me ha regalado alas”, confiesa.

A los 18 días salió de la clínica y fue recibido en Bucaramanga el 28 de noviembre de 2018 y fue recibido por la comunidad y la Policía

 

Su recuperación no solo fue de salud, también sanó su corazón y hasta envió un mensaje a los terroristas: “Yo los perdono porque a pesar de que me quitaron los pies no me han quitado  los sueños. No sigan colocando minas, por favor, porque hay muchos compañeros que pueden caer”.

 Actualmente ofrece encuentros en colegios, fundaciones y en la Policía, en donde habla de su experiencia, del valor de la vida y la resiliencia en colegios.

Hoy camina con unas prótesis policéntricas que se las dio la Policía.