Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Carlos Montoya


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Judas es un aprendiz al lado de él: Correa sobre Lenín Moreno

Señaló que la traición de Lenín Moreno es su contra es la más grande de la historia de América Latina

Rafael Correa, expresidente de Ecuador. Foto: La WCon Vicky Dávila

A través de la W Radio el expresidente ecuatoriano Rafael Correa denunció una persecución política en su contra, orquestada por el actual mandatario y ex vicepresidente de su gobierno, Lenín Moreno.

Lo anterior, luego de que el expresidente fuera llamado a juicio por parte de la justicia ecuatoriana en el marco del llamado caso Balda, episodio referido al secuestro de un político opositor ecuatoriano en territorio colombiano durante 2012.

Correa, quien se encuentra residenciado en Bélgica, afirmó que el caso en su contra es un intento por frenar su participación política en Ecuador, “se trata de bloquearme y no solo temporalmente”, afirmó en entrevista con Vicky Dávila.

 

El expresidente ecuatoriano denuncia, lo que para él son, una serie de irregularidades hechas por el régimen Moreno tras una consulta popular que les permitió modificar estructuralmente el sistema de justicia y el mecanismo por medio del cual se eligen al os funcionarios responsables de los entes de control en el país.

Afirma que agotará todas las instancias jurídicas internacionales que tenga a mano para denunciar el plan en su contra, y confiesa haber solicitado asilo en el país donde actualmente reside, señalando que en Ecuador “tienen terror de que un Estado como Bélgica reconozca que soy un perseguido político”.

Para Rafael Correa, la investigación en su contra no se trata de un asunto de orden jurídico, sino de una causa política, y afirma haber conocido un presunto plan que habría pactado Lenín Moreno, durante el tiempo de campaña, con la derecha de su país, para reversar algunos de los cambios impulsados por Correa durante sus años de gobierno.

Hizo un llamado a la solidaridad con el destituido expresidente Jorge Glass, a quien calificó como una víctima también de la “corrupta justicia ecuatoriana”.

Sobre su sucesor, Lenín Moreno, quien actualmente se convirtió en su contraparte, señala que es un psicópata, y que fue un “infiltrado durante sus 10 años de gobierno”, afirmando a su vez que “Judas es un aprendiz al lado de él”, haciendo referencia al personaje bíblico que traicionó a Jesús.

Hace, a través de los micrófonos de La W Radio, un llamado a sus compatriotas para defender la revolución y los legados de su gobierno “preocúpense por la patria”, afirmó a la vez que se manifestó arrepentido de dar un paso al lado en su función presidencial para dar paso a Moreno como su sucesor.

Manifiesta que en 2017 no se presentó a las elecciones porque había elegido restituirle a su familia el tiempo familiar perdido durante su mandato, pero lamentó que, tras su salida del poder, su privacidad y el tiempo privado que anhelaba no había llegado.

Sobre el llamado a juicio afirmó que la justicia obró de forma corrupta, afirmando que, pese a conocer que actualmente no se encuentra residenciado en su país, la justicia de este le determinó obligatoriamente presentarse ante las autoridades de su país cada 15 días, en el marco de la investigación que actualmente hace curso en su contra.

También dijo conocer que en Colombia cursa una demanda en su contra por el caso Balda, al a vez que afirmó que habría sido desestimada, no obstante, al haber sido presentada también en su país, si fue aceptada, afirmando que posiblemente en dicho juicio se presente algún caso de testigos falsos.

Narró finalmente una historia en la que resultó lastimado, luego de defenderse de un periodista que lo increpó y hostigó durante un paseo matutino en compañía de su hija.