Escuche ahora

Música de hoy y siempre [sábados]

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Natalia Ochoa, 40 años, arquitecta, docente en el área de diseño es #UnaMujerW

Nathalia Ochoa, nos recuerda que la moda es incluyente; muestra de ello es The BosaYork Dream, un proyecto que hizo realidad.

Natalia Ochoa, 40 años, arquitecta, docente en el área de diseño es #UnaMujerW. Foto: Archivo personal

Según el diccionario, la moda se determina como un conjunto de prendas de vestir, adornos y complementos que se basan en gustos, usos y costumbres, y que se usan durante un período de tiempo determinado. No hablan ni de estratos, ni de razas, ni de género. Y esto es lo que precisamente nos recuerda Natalia.

“La brecha social en el mundo de la moda es gigantesca, definitivamente siento que tenemos desprestigiado el poder que tiene la moda en términos de inclusión. Digamos que casi siempre la moda se le ha confundido con algo netamente estético, efímero, elitista que es para unos pocos que pertenecen a una élite y no hablo solamente de quien tiene acceso a consumir moda, a comprar; sino también al diseñador, a quien lo produce, entonces uno nunca se imagina que un diseñador pertenece a un estrato súper bajo, porque no se lo imagina que puede tener estilo, glamour, y que puede llegar a ese ámbito elitista y esto es un error”, asegura Natalia Ochoa.

Siendo profesora del Sena, Natalia Ochoa se dio cuenta de que el talento abundaba en varios jóvenes de escasos recursos. Un claro ejemplo de esto fue Cristian Colorado, un joven de la localidad de Bosa, que, aunque no tuviera recursos muchas veces para comer, o para transportarse y llegar clase, gracias a Natalia su moda llegó a las grandes pasarelas de Nueva York.

“Cuando tú empiezas a recibir casos como los de Cristian Colorado, pues no puedes hacerte el loco, si bien Cristian pudo salir de la calle, pudo rehabilitarse, pudo transformar su vida con la educación y con estos pasos que hemos dado en el campo del mundo de la moda y su impacto social, pues hay otros Cristian Colorado que se nos quedan en la calle, que desertan de intentarlo, que deciden no seguir luchando por esos sueños, que prefieren otro campo y no el de la moda y el diseño porque lo ven muy alejado, entonces pues obviamente esto motiva, anima”, asegura la diseñadora.

Y se animó a crear The BosaYork Dream. Si, así como lo leen, una mezcla de esta localidad del sur de Bogotá y la gran manzana.

“Es un proyecto que contribuye al desarrollo social y que el arma principal de combate es la moda, el diseño y la creatividad. Es demostrar con hechos tangibles que lo exclusivo es inclusivo, pero también es la prueba de que los sueños son posibles, que la realidad social de la población vulnerable realmente se puede transformar y construir país a través del diseño”, dice Natalia con toda la convicción que la ha caracterizado.

El hecho de que las prendas de Cristian se vendan en el exterior, es un logro sin duda para él y para Natalia, pero de lo que realmente se enorgullece es de otra cosa:

“Llevamos un año y medio vendiendo unas camisetas que dicen New York París Bosa, que son las camisetas de la campaña BosaYork Dream y que el 95% de las personas que compran esta camiseta conocen New York y París, pero no conocen Bosa, creo que resume el gran logro de esta proyección mía profesional y del proyecto”, revela Natalia Ochoa, #UnaMujerW.