Escuche ahora

Edumerides

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Yipsel Bello, 49 años, diseñadora gráfica, publicista, y directora de fundación Maria José

Cuando Yipsel pensaba que su misión de vida era cuidar a su pequeña hija Maria José, la vida se encargó de mandarle otro mensaje...

Yipsel Bello. Foto: Cortesía.

Cuando Yipsel pensaba que su misión de vida era cuidar a su pequeña hija Maria José, la vida se encargó de mandarle otro mensaje...

“Fundación Maria José fue creada a través de las experiencias propias, de mi pequeña María José quien falleció a los 28 meses de edad de un neurolastoma abdominal. Gracias a esa sensibilidad que Jotica despertó en mí, viviendo el día a día de sus tratamientos y los beneficios que ella tuvo, me hizo entender que había que hacer algo por los niños que tienen esta patología y que no tenían las mismas posibilidades”.

Hoy Yipsel ha apoyado a más  de 4 mil niños que padecen de cáncer y a cientos de familias que deben aprender a vivir con esta enfermedad, a aceptarla y a manejarla.

“No solo está el niño sino también hay un papá, hay una mamá, un hermano, todo lo que incluye ese núcleo familiar que muchas veces llega devastado con la esperanza de que fundación María José sea este bastón que soporta el peso de la incertidumbre diaria, que se vive a través de este proceso de la ausencia de los recursos económicos, de ese conocimiento legal, del proceso de estar atropellados en todo el entorno psicosocial por esta enfermedad que está catalogada como catastrófica o como se le llama enfermedad de alto costo”.

Por medio de su fundación, Yipsel no solo es un canal para que las ayudas económicas le lleguen a los niños que lo necesitan. Además, se encarga de todo el apoyo psicosocial.

“se necesita el conocer de los procesos, de los cuidados en casa, del manejo que tú le das como mamá ante la irritabilidad que se presenta en el tratamiento, la tristeza, el dolor, el saberlos entender, de tener esa empatía de llevar las palabras acordes con el fin de ser sutil ante las apreciaciones de lo que se vive”.

Financiarse no ha sido nada fácil, sin embargo, Yipsel se reinventa día a día.

“hemos entendido que tenemos la obligación de trabajar en estrategias que generen programas y proyectos direccionados a la sensibilización de las empresas y a las personas naturales, para poder recibir solo su apoyo, tenemos programas de apadrinamiento, actividades conectadas al proceso psicosocial, voluntariado corporativo, nuestro programa insignia de transformación ambiental en responsabilidad social”.