Escuche ahora

El Leit Show

Con Carlos Montoya, Daniela Arias, Eduardo Peña, Esteban Vásquez y Edgar Ibarra


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Esos partidos lo hacen llorar a uno: Willington Ortiz sobre su despedida del América

Esos partidos lo hacen llorar a uno: Willington Ortiz sobre su despedida del América

Willington Ortiz y José Antonio "El Ringo" Amaya. Foto: W Radio y Colprensa

Este sábado se juega la gran final entre tiburones y diablos rojos, en La W grandes estrellas de ambos equipos hablaron para contar las historias que les dejó su paso en ellos.

En primer lugar, Willington Ortiz, contó que a él lo relacionan con Millonarios “porque soy hincha, pero hice parte del Deportivo Cali y del América de Cali, con este último ganamos cuatro títulos”.

“El técnico Gabriel Ochoa no me quería, decía que yo era muy desordenado y que había tenido problemas con Millonarios. Quedaron unas diferencias, no se hablaron y cuando hice el traspaso, volvieron a surgir” narró.

Considero que va a salir un buen partido, la gente lo va a disfrutar y las cosas las van a hacer muy bien ambos equipos. Veo al América con más deseos de ser campeón .Le voy a hacer fuerza al América porque me invitan, fue un bonito gesto y voy a acompañarlos

Ortiz también habló de la importancia del equipo caleño y manifestó que “América era un equipo muy reconocido, incluso llegó a jugar finales de Copa Libertadores”.

Por su parte, José Antonio "El Ringo" Amaya, quien jugó en el junior de Barranquilla, dijo que “el 60% o 70% de jugadores del Junior hoy en día ya vienen jugando finales, son experimentados y dispuestos a disputarla de nuevo”.

Además, contó que “aquí en Barranquilla vamos a reunirnos la gran mayoría de jugadores del Junior que le dimos alegría al equipo para motivarlo, le transmitimos toda esa fuerza y alegría”.

“(Junior) es un equipo que últimamente ha conseguido títulos como visitante, eso se le abona” contó.

Sobre esto, Ortiz le respondió “los dos equipos llegan muy parejos, no veo ventajas. Lo que veo es que jugar con hinchada en contra siempre pesa”.

Finalmente, Amaya destacó que “el fútbol toca fibras, es pasión y alegría. En el 93, cuando Junior fue campeón y en el último minuto marcó el gol, fue una emoción inmensa. En 2004 también se me salieron las lágrimas al ser campeones”.