Escuche ahora

Edumerides

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Era Duterte, la mala hora para los periodistas en Filipinas

Durante el mandato del actual presidente de ese país, doce periodistas han sido asesinados y un centenar dicen haber sido acosados

Duterte, presidente de Filipinas. Foto: Agencia EFE

Al menos 12 periodistas han sido asesinados en Filipinas durante la presidencia de Rodrigo Duterte y un centenar ha sido víctima de acoso y amenazas, según un informe publicado por varios grupos que defienden la libertad de prensa.

(Lea también: En 2018 aumentó el número de asesinatos a periodistas)


"Estos casos ponen en peligro el ejercicio del periodismo independiente en Filipinas, cuya prensa está considerada entre la más libre y plural de Asia", lamentaron organizaciones como Freedom for Media, el Sindicato Nacional de Periodistas de Filipinas o el Centro Filipino de Periodismo de Investigación.

Estos grupos denunciaron que los casos de acoso e intimidación contra reporteros han aumentado durante el gobierno de Duterte, que comenzó el 30 de junio de 2016, y que se han agravado en los últimos seis meses, especialmente en internet, además de producirse tres asesinatos y un intento.

El informe destaca que el 44 % de los actos fueron cometidos por "agentes del Estado u oficiales públicos", y desglosa que las formas de intimidación varían desde el acoso cibernético, insultos, amenazas verbales y arresto temporal hasta la eliminación de artículos en la red.

"Las perspectivas de libertad de prensa y apoyo ciudadano para los periodistas están en peligro en un período de creciente autoritarismo", lamentaron los citados grupos.

El gremio de periodistas de Filipinas consideró que "los ciudadanos han sido engañados para apoyar el ascenso de líderes autocráticos que prometen soluciones rápidas a males incrustados" con el pretexto de que "la democracia ha fracasado para socavar libertades inalienables".

El informe se publicó hoy con motivo del noveno aniversario de la masacre de Ampatuan, en la que 58 civiles fueron asesinados -entre ellos 32 periodistas- por hombres armados bajo el mando de un poderoso clan en una jornada electoral en la provincia de mayoría musulmana de Maguindanao, en la sureña isla de Mindanao.

Nueve años después todavía nadie ha sido condenado por aquellla matanza aunque el secretario de Justicia, Menardo Guevarra, apuntó hoy que el proceso judicial terminará pronto y que espera una sentencia para el año que viene