Escuche ahora

Salsa con Estilo

Con Sebastián García y Adriana Bustos


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Hallan un cadáver "semienterrado" en una finca en el sur de El Salvador

La Fiscalía General de la República de El Salvador reportó este sábado el hallazgo de un cadáver "semienterrado" en una finca de la localidad de Huizúcar.

Esto fue en el departamento de La Libertad, al sur de la capital.. Foto: Getty Images

Según la fuente, la víctima, cuyo sexo no fue detallado, "fue asesinada de forma violenta, teniendo en cuenta las heridas y lesiones que se ven en el cuerpo".

No obstante, la entidad fiscal no explicó si el crimen está relacionado con las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 u otras, "aunque existe esa posibilidad, ya que la zona es asediada por varios grupos terroristas, pero debe concluir el proceso de investigación para confirmar o desmentir".

Con los resultados de la autopsia que se le efectuará al cadáver se podrá definir también si el asesinato se produjo en los últimos días o es de una fecha anterior.

Le puede interesar: Identificación de las víctimas del accidente aéreo en Etiopía podría tardar 6 meses

Datos de la institución policial indican que entre el 1 de enero y el 9 de marzo se registraron 554 muertes violentas en el país, frente a las 705 computadas en el mismo lapso del año 2018, lo que supone una reducción de un 21,4 %.

En las primeras semanas de enero pasado las autoridades reportaron un alza de homicidios, situación que fue generada por una "acción deliberada" de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13).

Esto llevó al Ejecutivo a suspender las licencias a los policías para incrementar los operativos de seguridad en las comunidades con presencia de estructuras criminales, cuyo accionar afecta principalmente a jóvenes y a mujeres.

Lea también: Asesinan en México a otro periodista, el tercero en lo que va de 2019

El Gobierno de El Salvador responsabiliza a las pandillas MS13, Barrio 18 y otras minoritarias de los índices de homicidios de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes entre 2015 y 2018, cifras que ponen a la nación centroamericana como uno de los países más violentos del mundo.

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones