Escuche ahora

Amanecer W


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Alcaldía de Cartagena pagará $150 millones por arriendo de nueva cárcel de mujeres

La Alcaldía no ha pagado aún un solo peso, porque el pago se hará por mes cumplido. Antes de Navidad, el Distrito, por fin, cumplirá con la orden de traslado del penal.

La nueva edificación a la que será trasladada la cárcel ya está lista para que se haga la mudanza. Foto: Cortesía

Ya fue publicado en el Secop el contrato de arriendo de la nueva edificación a la cual serán trasladadas las reclusas de la cárcel para mujeres de San Diego en Cartagena. El contrato es por un monto mensual de $150 millones 943 mil, que el Distrito pagará con recursos propios a la firma Soluciones Integrales e Inversiones Comerciales, Invercom SAS., una sociedad comercial, creada en 2014 y representada legalmente por Luis Fernando De Hoyos Montes.

Aunque el primer contrato de arrendamiento firmado por el secretario del Interior, José Carlos Puello, es por más de $300 millones, equivalentes a dos meses de arriendo entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre; desde la Alcaldía nos detallaron que hasta la fecha no han pagado un solo peso porque una clausula establece que el pago se hará por mes vencido.

Lo que indica que el Distrito pagará por los días de este 2019 en los que se ocupe el inmueble al cual serán trasladadas las reclusas, el cual está ubicado en la variante Pozón – Policarpa, en el sur de Cartagena. El contrato tendría que ser renovado en enero de 2020 por el nuevo alcalde William Dau Chamatt.

La edificación a la que será trasladado el penal, que antes iba a ser un hotel, consta de cuatro pisos en los que ya están listas las celdas con sus rejas, fueron reducidas las ventanas exteriores, como lo pidieron el Inpec y la Uspec, están listos los baños, las habitaciones para maternas y las habitaciones para guardianes.

Según confirmó la alcaldía, ya están listos los colchones, almohadas y demás implementos necesarios para que, antes de Navidad, se muden las mujeres de esa vieja casona de San Diego y con ello cumpla el Distrito con la orden judicial de hace una década de reubicarlas en un lugar digno.