Escuche ahora

La Hora del Regreso

con Yamit Palacio


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El duro relato de Viviana Vargas, una mujer que fue abusada a los seis años

Vargas denunció a un empresario barranquillero por haber abusado de ella hace 30 años.

Viviana Vargas anunció que fue violada cuando tenía solo seis años edad. Foto: Getty Images

Días atrás, Viviana Vargas, hija del fallecido exsenador Jaime Vargas, denunció a través de su cuenta de Facebook que fue abusada sexualmente por parte de un socio del CountryClub cuando tenía seis años.

"Era un hombre tan cercano a mi familia que lo veía más que a mi propio padre. No era mi familiar, pero durante muchos años frecuentaba mi casa casi a diario. Tenía el afecto y la confianza de todos en mi casa. Estaba presente en todas las celebraciones, navidades, cumpleaños. Lo vi casi todos los días durante muchos, muchos años", se lee en la denuncia.

En diálogo con La W, Vargas se refirió a las secuelas que sufrió a lo largo de su vida por cuenta de este episodio.

"Yo se lo conté a mi mamá en mi adolescencia, a mi siquiatra y a mis parejas. He tenido que ver a mi abusador en el centro comercial, en la calle, por eso dejé de visitar de Barranquilla y ahora estoy viviendo en Bogotá. Mi abusador tiene una familia con muchos recursos económicos y poder político, tienen influencia en los medios locales. Todas las amenazas posibles", relató.

Además, expresó su preocupación por los casos de abuso sexual que se registran a diario en el país: "A mí la historia de Salomé me sacudió muchísimo, sentí que tenía que hablar porque ahora la gente sí está escuchando. Esto no puede seguir pasando, todos los días hay un nuevo abuso".

Sobre por qué hace esta denuncia 30 años después del episodio, Vargas advirtió que sabía que esto sería muy difícil para su familia. Agrega además que "cuando hay mucho poder económico, este se extiende a otros aspectos", pues de haber sucedido en una ciudad más grande, no habría temido hablar antes: "en Barranquilla hay dos o tres familias poderosas, si se tienen problemas se cierran las puertas a nivel profesional".

"Es muy cruel decir que esto lo provocamos las mujeres y que de alguna manera lo merecemos. Una niña de cinco años, ¿cómo iba a buscar experiencias sexuales? Yo quiero que las otras mujeres hablen. No es justo vivir así, quiero que me acompañen y se liberen de sus cargas".

Sobre qué es lo que busca con esta denuncia, Vargas responde: "Quisiera que la severidad (de la pena) fuera proporcional al daño que me causó, pero no es eso lo que estoy buscando. Quiero que él sepa lo que me hizo, la dimensión del daño que me causó, esto repercute en toda la vida de una persona".