Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

La zona de Tunja que lleva 15 años sin agua potable en medio de promesas incumplidas

"Aquí vienen por los votos, después nos engañan y no vuelven por aquí sumercé", dice Martín David Martínez del barrio San Carlos ubicado en la vía Tunja - Soracá.

Los padres de familia reconocen la vergüenza que representa para ellos enviar a sus hijos sin bañarse a las escuelas.. Foto: La W

Hace 15 años en el barrio San Carlos, ubicado en la vía Tunja – Soracá, sus habitantes están solicitando agua potable a la administración municipal de la capital boyacense, en épocas de campañas los candidatos les prometen que les van a llevar ese servicio de primera necesidad, pero llegan al poder, y a ese sector no vuelven a pasar ni hablar.

Las calles del barrio San Carlos, que colinda con la zona rural de Tunja, están en mal estado, los habitantes visten de ruana y botas. “Que nos colaboren con el punto de agua, llevamos 15 años pidiéndola, es urgente”.

Los padres de familia reconocen la vergüenza que representa para ellos enviar a sus hijos sin bañarse a las escuelas, porque lo poco que consiguen es para hacer la comida.

“Nos han hecho los reclamos en el colegio de que los niños van sucios, pero no tenemos el punto del agua. Allá nos rechazan nuestro hijos que huelen a feo, pero no hay agua con que bañarlos”, narra uno de los habitantes del sector.

Cuentan que funcionarios de la Alcaldía les dicen: “si fuera urbano con mucho gusto, pero como es rural, pues que vayan a Runta y eso queda como a 150 metros de aquí”.

Lo que llama la atención de los habitantes, es la construcción de un conjunto cerrado, continúo al barrio San Carlos, donde si hay el servicio de agua potable. “No es justo que a unos si y a otros no”.

Como para no perder la tradición cada cuatro años, en época de elecciones, hace poco hicieron presencia en el barrio San Carlos varios candidatos a la Alcaldía haciendo la promesa que si votan por ellos, podrán contar con el servicio de agua potable.  

“Ellos nos prometen muchas cosas, y la verdad, uno da el voto y quedamos engañados sumercé. Aquí sabemos que no nos van a colaborar y eso es solo conectar un punto de agua eso no le quita tiempo ni mucha plata”, dice  Martín David Martínez Jiménez.