Internacional

Reino Unido argumenta “sentido común” para dar prioridad al Supremo sobre DD.HH.

El proyecto legislativo permitirá a los jueces del Reino Unido no implementar ciertas decisiones del TEDH.

Bandera de Reino Unido. Foto: Getty Images / Tim Grist Photography

El ministro británico de Justicia, Dominic Raab, calificó este miércoles de “sentido común” una reforma judicial con la que Londres busca dar prioridad a decisiones de la Corte Suprema del Reino Unido en materia de derechos humanos, en vez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Raab, que es también vice primer ministro, presentó hoy en el Parlamento el proyecto legislativo, que, de prosperar, permitirá a los jueces del Reino Unido no implementar ciertas decisiones del TEDH.

Le puede interesar

Esta medida del Ejecutivo se conoce después de que el TEDH interviniera la semana pasada para bloquear el despegue del Reino Unido a Ruanda de un avión con solicitantes de asilo, como parte de un nuevo y controvertido programa británico para tramitar las peticiones de refugio en ese país africano tras un acuerdo con Kigali.

En una declaración en la Cámara de los Comunes, Raab indicó que la nueva Declaración de Derechos “restaurará una buena dosis de sentido común” en el sistema de Justicia y “fortalecerá nuestra orgullosa tradición de libertad”.

Garantizará un mayor respeto por nuestras instituciones democráticas y protegerá mejor al público y restablecerá una saludable dosis de sentido común en el sistema de justicia, que es esencial para ganar la confianza del público”, dijo.

“En última instancia, nos hará más libres. Reforzaremos la separación de poderes en este país, afirmando la supremacía de la Corte Suprema, siendo explícitos que los tribunales del Reino Unido no tienen la obligación de seguir la jurisprudencia de Estrasburgo y, de hecho, son libres de apartarse de ella”, dijo.

Las cortes británicas tendrán la libertad para interpretar las leyes en materia de derechos humanos, explicó Raab.

El Reino Unido, no obstante, no tiene intención de retirarse de la Convención Europea de Derechos Humanos, cuyo cumplimiento garantiza el TEDH.

Tras la decisión del TEDH sobre el avión a Ruanda, varios diputados conservadores expresaron su descontento y pidieron al primer ministro, Boris Johnson, que el Reino Unido abandone la Convención Europea de Derechos Humanos.

El nuevo proyecto de ley sobre la Declaración de Derechos, si es aprobado, facilitará además la deportación de extranjeros convictos al restringir las circunstancias en la que pueden alegar su derechos a la vida familiar para impedir su traslado a su país de origen.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad