Salud

Logran restaurar la función de células y órganos en cerdos que están muertos

Investigadores creen que con esta tecnología podrían prolongar la vida útil de algunos órganos en pacientes humanos.

El instante en el que un cerdo mordió las nalgas de reconocida modelo. Foto: Getty Images

Foto referencia de unos cerdos. Foto: Getty Images(Thot)

Un grupo de científicos lograron ‘revivir’ algunos órganos de un cerdo que habían matado unos minutos antes. El estudio lo presentaron como un adelanto de la tecnología que quieren probar y que la denominaron OrganEx.

Según un artículo publicado en la revista Nature, este grupo de investigadores de la Universidad de Yale (EE.UU.), consiguieron restaurar la función de varias células y órganos en cerdos una hora después de haberle inducido un paro cardíaco a los animales anestesiados.

Según los resultados presentado, Una hora después de haber matado a los cerdos, los científicos trataron a los animales con OrganEx, una tecnología que consiste en insertar dentro del órgano en un dispositivo de perfusión similar a las máquinas de circulación extracorpórea más un fluido experimental que contiene compuestos que pueden estimular la reproducción celular y reducir la inflamación en dicho órgano.

Le puede interesar:

Según el estudio, seis horas después descubrieron que ciertas funciones celulares clave para la función de los órganos, todavía estaban activas en muchas áreas del cuerpo de los mamíferos. El corazón, el hígado y los riñones de los cerdos seguían ‘vivos’.

Además, descubrieron que algunas funciones de estos órganos se habían restaurado. Por ejemplo, hallaron evidencia de actividad eléctrica en el corazón, que conservaba la capacidad de contraerse “ligeramente”.

El grupo de investigadores busca aplicar este tipo de tecnología en la ciencia de la salud para humanos. “Si pudiéramos restaurar ciertas funciones celulares en el cerebro muerto, un órgano conocido por ser más susceptible a la isquemia [suministro inadecuado de sangre], planteamos la hipótesis de que también se podría lograr algo similar en otros órganos vitales trasplantables”, señaló Nenad Sestan, profesor de neurociencia y autor principal del estudio.

A pesar del ambicioso objetivo de los científicos, son conscientes que son necesarios estudios adicionales para comprender las funciones motoras “aparentemente restauradas” en los animales. “se requiere una revisión rigurosa por parte de otros científicos y especialistas en bioética para que esta tecnología llegue a los humanos”, añadió Sestan.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad