La W RadioLa W Radio

Actualidad

Parte de la historia tras el campo de paradas que se quedó esperando al presidente

Hay desconcierto en el estamento militar por inexplicada ausencia del presidente Gustavo Petro en reconocimiento de tropas.

Parte de la historia tras el campo de paradas que se quedó esperando al presidente

Parte de la historia tras el campo de paradas que se quedó esperando al presidente

09:49

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://sandbox.prisaradio.arcpublishing.com/pf/embed/audio/366/c2b8aae7-6a37-4f11-b419-aef400daec40/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El presidente de la República, Gustavo Petro, aplazó la ceremonia de presentación y reconocimiento de tropas de la nueva Cúpula Militar que se realizaría este martes en la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova de Bogotá. Foto: Álvaro Tavera / Colprensa

  • “Gloria, gloria al soldado. Y que su fama corra por el solar nativo en crónica y cantar. Y que solo la recia medida de su pecho, la patria del mañana se pueda edificar”.

Colombia

El campo de paradas de la Escuela Militar de Cadetes José María Córdova es uno de los lugares más respetados por los miembros de las Fuerzas Armadas.

En contexto:

Nadie lo puede pisar por fuera de las ceremonias. Cualquier uniformado –independientemente de su rango— tiene que dar un largo rodeo por los bordes para ir de un lugar a otro, no se puede cortar camino. Está prohibido caminar sobre el benemérito campo de paradas llamado Batalla de Boyacá. Solo puede ser pisado en cuatro ocasiones:

  1. El ascenso de subtenientes, que marca el inicio de los oficiales en la carrera de las armas.
  2. La imposición de la insignia de coronel que es el más alto rango de los llamados oficiales superiores.
  3. El ascenso de generales y almirantes que implica la llegada al mayor grado del escalafón militar.
  4. La más solemne de todas las ceremonias, la que ocurre solo una vez cada cuatro años en el venerado campo de paradas: el reconocimiento del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de Colombia, es decir, del Presidente de la República.

Desde la misma noche de la elección del presidente Gustavo Petro surgieron preguntas sobre esta ceremonia: ¿Que si sabría marchar? ¿Que si los militares le marcharían? ¿Que cuál sería su discurso frente a las cuatro fuerzas? Que el pasado y que el presente, en fin.

Lo que nadie imaginaba es lo que sucedió. A las 4:15 de la tarde, 45 minutos antes de la hora prevista para la ceremonia, varios periodistas recibieron un mensaje de texto de la Presidencia de la República que ustedes pueden ver a continuación:

  • “Buenas tardes. Les informamos que lamentablemente se canceló el evento de reconocimiento de tropas en la Escuela José María Córdoba. El presidente se mantiene atendiendo reuniones urgentes, privadas de gobierno”.

Sean cuales sean las “reuniones urgentes, privadas de gobierno”, no se estaban realizando en la Casa de Nariño. El Reporte Coronell está en capacidad de informar que el presidente no estaba en Palacio ayer a esa hora.

Había salido hacia mediodía de la sede presidencial y aparentemente la única funcionaria que estaba al tanto de su paradero era Laura Sarabia, secretaria privada del mandatario.

Aquí debo hacer un breve paréntesis para contarles algo. El presidente Gustavo Petro y su familia aún no están viviendo en la Casa de Nariño. La razón es una sola: la exprimera dama María Juliana Ruíz no le permitió a doña Verónica Alcocer conocer con anticipación las habitaciones privadas y hacer las adecuaciones del caso.

En El Reporte Coronell:

Doña María Juliana sostuvo que esa era la casa privada de la familia Duque hasta el último minuto del período de su esposo. Por cuenta de ese capricho de la antigua primera dama, el presidente Petro y los suyos siguen viviendo en su residencia particular.

Bueno, ayer la agenda pública del presidente arrancaba a las 8:30 de la mañana con la posesión del ministro de Justicia, Néstor Osuna, y del ministro de Ciencia, Arturo Luna.

Como es natural, los señores ministros habían invitado a la posesión a sus familias, a los amigos más especiales y a los maestros más queridos. Todos ellos acudieron a Palacio con sus mejores galas. Por la mañana les pospusieron la ceremonia para las 3 de la tarde, porque a las 8 y media el jefe de Estado no había llegado.

El presidente Gustavo Petro finalmente arribó a la Casa de Nariño hacia las 10:00 de la mañana, pero se marchó al mediodía y no regresó, sin que se sepa aún cuál era la naturaleza de las reuniones que lo ocupaban.

Otra vez padres, esposos, tías, maestros y sobrinos de los señores ministros se quedaron con los crespos hechos.

Se espera que las posesiones de los dos ministros por fin tengan lugar dentro de unos minutos, a las 8:00 de la mañana de hoy, en el aeropuerto militar de CATAM donde fueron citados para que juren cumplir con sus deberes.

La ceremonia de ellos será tan cariñosa como la que esperaban ayer, aunque quizás un poquito menos solemne. No será en el salón protocolario de la Casa de Nariño sino en el terminal del Comando Aéreo de Transporte Militar. ¡Qué se le va a hacer!

En la sede presidencial hay tres teorías sobre la ausencia del mandatario en la ceremonia de reconocimiento del mando en la Escuela Militar:

  • La primera asegura que el aplazamiento se debió a que no estaban aún listos los decretos con los nombramientos de la cúpula. Una hipótesis que no suena muy creíble porque, digámonos la verdad, una secretaria hábil alista e imprime esos decretos en 10 minutos.
  • La segunda sostiene que el presidente está reconsiderando el nombramiento del segundo comandante del Ejército, general Jairo Alejandro Fuentes, ya que la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, lo investiga por falsos positivos presuntamente cometidos en el departamento del Magdalena. Pero quizás habría sido más fácil asistir a la ceremonia y sencillamente no promover al segundo comandante.
  • Y la tercera, asegura que el presidente Petro anda en algo importante, pero muy importante, que solo él sabe.

Lo único cierto es que la súbita ausencia del presidente dejó desconcertados a muchos colombianos y a todos los militares.

La ceremonia de reconocimiento del comandante supremo de las Fuerzas Armadas, Gustavo Petro Urrego, y su ministro de defensa, Iván Velásquez Gómez, tendrá lugar el próximo sábado en lo que desde ayer alguien llamó con gracia el campo de plantadas de la Escuela Militar.

Bonus track 1

Está de infarto la carrera por la Contraloría. El presidente que aseguró en campaña que no cooptaría los organismos de control está jugado por el candidato Carlos Hernán Rodríguez.

Recomendamos:

El Pacto Histórico está de frente con él. El ministro del interior Alfonso Prada volteó a los 16 titulares de la curules de paz y trabaja a toda máquina para que citen a los congresistas del Partido Conservador a reunión de bancada y así apoyen en bloque al candidato del gobierno ya que la mitad está con la otra candidata.

A cambio, recibirían también en bloque el sector transporte. Ya no solo el ministerio, en cabeza del cuestionado Guillermo Reyes, sino también Invías, la ANI, la Aeronáutica Civil, y la Superintendencia de Puertos y Transportes, nada mal para un partido que votó por Fico en la primera y por Rodolfo en la segunda.

Mientras tanto, y pese a todo, la candidata María Fernanda Rangel se está quedando con una parte importante de la votación: ayer firmaron una carta de adhesión cinco senadores verdes y de Centro Esperanza, nueve representantes a la Cámara del Partido Alianza Verde, también los dos congresistas del Nuevo Liberalismo y según el expresidente César Gaviria todo el Partido Liberal sigue con ella.

Bonus track 2

Hoy el Partido Liberal escoge a quienes serán sus dos seguros magistrados del Consejo Nacional Electoral. La elección será el próximo martes. Pero, miren cómo son las cosas, dos exmagistrados del CNE aspiran a poner ahijados suyos en el tribunal electoral.

Recomendamos:

Uno de ellos es el exmagistrado liberal, Alexander Vega, hoy registrador nacional del estado civil. El candidato de Vega es su secretario general en la Registraduría, Benjamín Ortiz.

El otro exmagistrado del CNE que tiene candidato es Carlos Camargo, actual defensor del Pueblo. Camargo es todavía más ambicioso, siendo conservador espera que, a su ahijado y secretario general, Altus Alejandro Baquero, se lo elija el Partido Liberal.

Altus Baquero tiene un problemita adicional: para aspirar al cargo es requisito haberse graduado 15 años antes de la fecha de inscripción y él se graduó el 22 de agosto, un poquito después del cierre de las inscripciones. De malas.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

W Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Señales

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad