Escuche ahora

Hora 22

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

A la cárcel médico general por presunto acceso carnal de tres pacientes en Ibagué (Tolima)

Los hechos se presentaron en los consultorios de clínicas y dispensarios donde trabajó el galeno, de quien la Fiscalía presume existen más víctimas.

Médico violador en Tolima. Foto: Getty Images

Mediante engaños y aprovechando presuntamente el estado de vulnerabilidad y quebrantos de salud que padecían tres mujeres de 27, 44 y 18 años, Fabio Enrique Polo Mendoza, de 49 años, habría abusado de ellas cuando fueron a consultas con él, como su médico general, en la capital tolimense.

El Juzgado 2° Penal Municipal, con funciones de control de garantías de Ibagué (Tolima), impartió legalidad al procedimiento de captura realizado por funcionarios del CTI de la Fiscalía en la clínica donde laboraba en la ciudad; se formuló imputación por los delitos de acceso carnal abusivo con incapaz de resistir y actos sexuales abusivos con incapaz de resistir en concurso homogéneo y sucesivo, los cuales no aceptó. El médico fue afectado con medida de aseguramiento intramuros.

Polo Mendoza, natural de Ciénaga (Magdalena) pero quien desde hace más de 20 años ejerce la medicina en la capital tolimense, es investigado por un despacho adscrito al Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas), porque según las denuncias instauradas en su contra, violentó la integridad sexual, física e incluso psicológica de tres mujeres, quienes confiando en su profesionalismo resultaron abusadas cuando él la valoraba.

Los hechos

La primera víctima fue una mujer que para la época de los hechos (noviembre del año 2011) tenía 27 años. La joven fue a consulta a su EPS porque tenía problemas con su ciclo menstrual. Reposa en el expediente que el hombre supuestamente empezó a halagarla y hacerle comentarios incómodos y luego trató de besarla, arrinconándola en el consultorio. Ella, según declaró, le pedía que la dejara ir hasta que logró zafarse y salir corriendo del consultorio.

En el año 2012, al parecer, aprovechó que su paciente, una mujer de 44 años tenía problemas con algunos fármacos y además era una paciente psiquiátrica, que ese día, lo consultó por un simple dolor de cabeza. Sin embargo, el médico le hizo quitar la ropa interior, a lo que ella reaccionó con asombro, y este insistió con tono de molestia que debía hacerlo para poderla valorar. La señora lo hizo y en ese momento, supuestamente el hombre abusó de ella y luego siguió la consulta como si nada. La víctima aseguró que se bloqueó y que no pudo reaccionar para defenderse.

Ella contó lo sucedido en su casa y al día siguiente fue a la clínica donde fue atendida —diferente a la del primer caso— a quejarse, pero le pidieron que desistiera y así lo hizo, hasta ahora que la Fiscalía logró ubicarla y escuchar su versión de los hechos.

En este caso, el hombre denunció a la víctima por calumnia, asegurando que todo era falso, que la mujer era una farmacodependiente. Posterior a ello, desistió del proceso.

(Lea en W: Imputado médico general por acceso carnal violento contra una paciente en el año 2012)

Finalmente, este año, en junio, la afectada fue una joven de 18 años, quien según su denuncia, lo consultó por una infección urinaria; la mujer quedó en observación, y horas después, cuando fue a que el médico le leyera los resultados de los análisis que le había enviado, le pidió que se bajara el pantalón y que se acostara en la camilla para una revisión, a lo que la joven no le vio problema. No obstante, de acuerdo con lo narrado por la víctima, el galeno la accedió carnalmente y ella lo denunció de inmediato, asegurando que quedó inmóvil y no tuvo las fuerzas para defenderse.

Por estos tres casos, el procesado no aceptó los cargos y su defensa apeló la decisión del juez de privarlo de la libertad de manera preventiva.

Es de anotar que la Fiscalía presume que el médico graduado de una universidad de Barranquilla (Atlántico) puede tener más víctimas.