Escuche ahora

La W

con Julio Sánchez Cristo


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El general Nicacio Martínez se refiere a la aprobación de su ascenso por parte del Senado

El general Martínez aseguró que tras esta decisión, el Ejército trabajará de una forma transparente dentro de la ley, respetando los derechos humanos.

No podemos juzgar a personas que no tienen responsabilidad operacional, cuando lo suyo es responsabilidad administrativa: general Nicacio Martínez. Foto: Colprensa

El pasado 5 de junio, el Senado aprobó por amplia mayoría el ascenso a general de 13 militares y policías, entre ellos el del comandante del Ejército, mayor general Nicacio Martínez Espinel. Cabe recordar que el general Martínez ha sido fuertemente cuestionado en las últimas semanas por su posible vinculación con casos de ejecuciones extrajudiciales de civiles, conocidas como “falsos positivos”.

La aprobación de los ascensos se produjo después de un agitado debate en el que varios partidos de oposición manifestaron sus dudas sobre el ascenso a general de cuatro soles de Martínez. Al final, terminaron abandonando el recinto en momentos previos a la votación con el propósito de expresar su rechazo. Por otra parte, el Centro Democrático defendió a las Fuerzas Armadas y el “honor militar”, apoyado por senadores de otros partidos como el Conservador, Liberal, Cambio Radical y La U.

Hay un respaldo importante del Congreso y el presidente, también del pueblo colombiano hacia nuestros soldados. Seguiremos trabajando de la misma forma, con transparencia (…) respetuosos por derechos humanos”, expresó el general Martínez en diálogo con La W respecto a su ascenso.

Cabe recordar que la controversia por el ascenso de Martínez comenzó el pasado 18 de mayo luego de que el diario estadounidense The New York Times revelara la existencia de una presunta directriz del Ejército que ordena expresamente a los miembros de la tropa a incrementar sus resultados operacionales, poniendo en riesgo la vida de civiles.

En el artículo, escrito por Nicholas Casey, se pone de manifiesto que tras revisar órdenes escritas y entrevistar a altos oficiales, el Ejército puede estar ejecutando “otra encarnación” de los “falsos positivos”. Es decir, ejecuciones extrajudiciales de civiles cometidas por militares para presentar mejores resultados a sus superiores, con el propósito de obtener a cambio recompensas como permisos y condecoraciones.

Sin embargo, el general Martínez respondió: “Estamos absolutamente claros de que estamos actuando de la mejor manera (…) tenemos normas, reglamentos y manuales que han sido cuidadosamente elaborados para que nuestra gente sepa qué debe hacer y qué no. Este es un Ejército bien entrenado, consolidado y en el que estas dificultades nos llevan a ser más unidos”.

Además, el general Martínez se refirió a los señalamientos en su contra: “No podemos juzgar a personas que no tienen responsabilidad operacional, cuando lo suyo es responsabilidad administrativa (…) no tengo tacha de ningún oficial y ningún general, si fuera así, este ya no pertenecería a las Fuerzas Militares”.

“Tenemos una justicia en la que confiamos, unos jueces que están haciendo su mejor papel. Estamos trabajando con las autoridades y facilitando todas las investigaciones de una Fiscalía transparente e independiente”, precisó.

Por otra parte, se refiere al clima institucional que se vive al interior de las Fuerzas Militares: “No hay "cacería de brujas" ni mucho menos. En las decisiones que tomo, lo hago de manera institucional. Si hay que hacer observaciones, las hago en público o privado según corresponda”.

Cabe resaltar que la Fiscalía ha investigado cerca de 5.000 casos de “falsos positivos” que han involucrado a alrededor de 1.500 militares y que fueron cometidos entre 1988 y 2014. De estos casos, 2.200 han sido remitidos a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Así, en la misma sesión del Senado y dejando de lado la controversia que provocó el ascenso del general Martínez, los congresistas también aprobaron los de siete miembros de la Policía, dos almirantes de la Armada Nacional (incluyendo su comandante, Evelio Ramírez Gáfaro) y del comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), Ramsés Rueda.

====================

Le puede interesar: