Escuche ahora

Música de hoy y siempre [sábados]

Con Eduardo Peña


Síguenos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Fabio Espitia, el hombre que quedará a cargo de la Fiscalía

El funcionario ha estado en la cúpula de la Fiscalía General de la Nación desde su creación, en 1991.

Fabio Espitia es el fiscal general encargado, tras la renuncia de Néstor Humberto Martínez. Foto: Colprensa

Después de la renuncia del fiscal general Néstor Humberto Martínez y la vicefiscal Maria Paulina Riveros el pasado 15 de mayo, Fabio Espitia fue designado como fiscal encargado.

El funcionario se graduó como abogado de la Universidad Externado de Colombia en el año 1981. En el mismo centro académico hizo dos especializaciones: una en derecho penal y otra en criminología y criminalística.

(Recomendamos: En estos momentos hay un buen ambiente en la Corte para nombrar un fiscal: Álvaro García)

Además, estudió derecho romano en la Universitá di Roma La Sapienza, en Italia, así como un doctorado en la Universitá Degli Studi di Bari, en Tutela Giuridica Della Persona.

Espitia ha estado en la cúpula de la Fiscalía General de la Nación desde su creación, en 1991. Trabajó con el fallecido fiscal Gustavo de Greiff como fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, y en la administración del ex fiscal general Alfonso Valdivieso. En este tiempo, también coordinó la Unidad Delegada ante la Corte, donde conoció las investigaciones por el escándalo del llamado Proceso 8.000.

(Le puede interesar: Defensa de Jesús Santrich interpone hábeas corpus para lograr su libertad)

El fiscal encargado también es autor de varios libros en derecho procesal penal e historia del derecho romano, y fue  profesor emérito de la Universidad Externado de Colombia, de la Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y profesor de posgrado en varias universidades del país. Asimismo, se desempeñó como profesor invitado en las universidades de Bari, Italia; San Simón, Bolivia y Católica del Perú.

Su último caso como fiscal jefe de la Unidad Delegada ante la Corte fue el proceso por las supuestas “chuzadas” telefónicas a los magistrados de la Corte Constitucional.